El campo de vuelo de Calzada de Valdunciel celebra su puesta de largo con la llegada de la Vuelta Ibérica

Algunas de las aeronaves en el Campo de Vuelo salmantino (T. Sánchez)
Ver album

El renovado campo de vuelo de Calzada de Valdunciel ha acogido a las aeronaves participantes en la tradicional e histórica Vuelta Ibérica que ha visitado por primera vez salmantina para poner aquí el punto y final a su vigésimo cuarta edición. 

La XXIV Vuelta Ibérica, que organiza la asocación española de pilotos de aeronaves ligeras (Aepal) ha hecho escala en su última etapa en el campo de vuelo de Calzada de Valdunciel que, con la llegada de esta histórica cita, ha vivido su particular puesta de largo. 

 

Operativo una vez que logró todas los permisos y licencias el pasado mes de mayo, el campo de vuelo de Calzada ha sido el escenario elegido para poner el punto final a uno de los eventos aeronaúticos más importantes de cuantos se celebran en nuestro país y que consiste en la realización de varias etapas de vuelo a lo largo de la geografía española y de países vecinos. De hecho la etapa que acabó en el campo de Valdunciel llegaba procedente de la localidad portuguesa de Évora. 

 

Los pilotos realizan la puesta a punto de los aparatos tras finalizar la etapa en Salamanca (Foto: T. Sánchez)

 

Un promedio de 23 aparatos han participado en esta edición que tuvo que superar un fatal percance tras estrellarse uno de los aparatos y que ha realizado una ruta por la costa mediterránea, desde la Costa Brava hasta llegar a Portugal. Además los participantes han disfrutado por primera vez del permiso para poder sobrevolar sobre los espacios aéreos controlados. "Para nosotros ha sido un éxito de convivencia y también una manera de compartir nuestras experiencias con los campos de vuelo por donde vamos", señala uno de los responsables de la Vuelta, Antonio Pineda. 

 

Él mismo apuntaba las sensaciones de todos los pilotos después de recalar por primera vez en este campo de vuelo salmantino. "Muy bien. Nos hemos sentido muy a gusto. Había un poco de viento pero era el necesario y eso forma parte del vuelo. Las instalaciones son interesantes sobre todo teniendo en cuenta que hoy en día la aviación ligera es una puerta abierta a forma de turismo que en otros países es muy importante".

 

Pineda recalcaba esta circunstancia y la relevancia de que en Calzada se haya apostado por un campo de vuelo de estas características. "Tener aeródromo puede ser un punto importante de comunicación y más en este caso que está muy cerca de Salamanca y el aeropuerto para la aviación ligera tiene el inconveniente de las tasas, etcétera. Esto no deja de ser una forma de volar para todo el mundo", señala.

 

Foto de familia de los participantes que tras comer en Salamanca realizaron una visita turística por la ciudad (Foto: T. Sánchez)

 

Además apunta que los interesados no deben renunciar a este tipo de vuelos refugiándose en la idea de que es una afición cara. "Relativamente. Ir a esquiar también puede ser caro para el que no tenga cerca la montaña. Un barquito en la mar también puede ser caro, así que hay que ver esto como el inicio de la cadena que lleva a que pueda haber vocaciones de jóvenes respecto al tema de la aviación, tanto si es pilotaje, como mecánicos, controladores, etcétera. Tener un lugar de referencia sobre la aviación es importante". 

 

Los participantes de la Vuelta Ibérica ya saben lo que es disfrutar de esta pasión y el campo de vuelo de Calzada de Valdunciel permite que ahora los salmantinos y todos los que quieran acercarse puedan descubrir esta modalidad de la aeronáutica y disfrutar así de espectáculos parecidos a los de estos vídeos: La entrada norte de Salamanca vista desde un ultraligero o Saucelle desde el cielo. Simplemente espectacular.