El cambio de reglamento de la IGP 'Lechazo de Castilla y LeĂłn' permite ampliar el volumen de producciĂłn

Esta medida permitirĂĄ incrementar el potencial de comercializaciĂłn de carne de lechazo hasta superar los 1,75 millones de animales amparados bajo la marca

El BoletĂ­n Oficial de Castilla y LeĂłn (BOE) publicarĂĄ maĂąana lunes la orden por la que se aprueba el reglamento de la IndicaciĂłn GeogrĂĄfica Protegida (IGP) 'Lechazo de Castilla y LeĂłn', se crea el Consejo Regulador y se designa su Ăłrgano de control.

La modificaciĂłn mĂĄs importante del pliego de condiciones de la IGP consiste en incluir como producto amparado, ademĂĄs de las canales de lechazo de las razas castellana, churra y ojalada que ya estaban protegidas, las canales de lechazo puro de raza assaf espaĂąola y sus cruces con las anteriores, siempre que procedan de ganaderĂ­as en rĂŠgimen de producciĂłn extensivo, semiextensivo y semiintensivo.

Esta medida permitirĂĄ incrementar el potencial de comercializaciĂłn de carne de lechazo hasta superar los 1,75 millones de animales amparados bajo la marca, aumentar el precio que perciben los ganaderos de ovino de la RegiĂłn y con ello mejorar la rentabilidad de sus explotaciones y facilitar al consumidor la procedencia del producto que consume.

Durante varios aĂąos, en la Comunidad han convivido dos figuras de calidad en el sector de la carne de lechazo; por un lado, la IGP 'Lechazo de Castilla y LeĂłn', y por otro, la Marca Colectiva 'Lechazo de la Meseta Castellano Leonesa'. La IGP amparaba exclusivamente lechazos de raza de ovino castellana, churra y ojalada obtenidos en zonas de menos de 1.000 metros de altitud de Castilla y LeĂłn, lo que coincide con la zona regional de producciĂłn cerealista. Por su parte, la Marca Colectiva protegĂ­a los lechazos de prĂĄcticamente todas las razas presentes en la Comunidad y su ĂĄmbito geogrĂĄfico abarcaba toda la AutonomĂ­a.

La evoluciĂłn de la cabaĂąa ganadera de ovino regional ha pasado, en un par de dĂŠcadas, de estar formada en su mayorĂ­a por animales de razas rĂşsticas de poca especializaciĂłn productiva y escaso nĂşmero de animales por rebaĂąo al predominio de razas especializadas en producciĂłn de leche como la assaf.

Para aprovechar este potencial se impulsĂł -desde el propio Consejo Regulador de la IGP Lechazo de Castilla y LeĂłn- la modificaciĂłn de su Reglamento con la convicciĂłn, una vez realizados los estudios tĂŠcnicos, de la calidad del producto final y de las posibilidades de comercializaciĂłn que se abrĂ­an en el futuro.

Modificaciones del pliego


La modificaciĂłn mĂĄs importante recogida en la orden que aparecerĂĄ este lunes en el Bocyl consiste en incluir como producto amparado, ademĂĄs de las canales de lechazo de las razas castellana, churra y ojalada que ya estaban protegidas, las canales de lechazo puro de raza assaf espaĂąola y sus cruces con las anteriores, siempre que procedan de ganaderĂ­as en rĂŠgimen de producciĂłn extensivo semiextensivo y semiintensivo.

La entrada en vigor del nuevo reglamento permitirĂĄ incrementar el potencial de sacrificio y por tanto de comercializaciĂłn de la IGP 'Lechazo de Castilla y LeĂłn'. AdemĂĄs de hacerlo bajo un marchamo Ăşnico, con una promociĂłn conjunta, optimizar recursos y tener mĂĄs posibilidades de acceso a ayudas, esta modificaciĂłn permitirĂĄ multiplicar por 2,4 el potencial productivo de carne de calidad de lechazo de Castilla y LeĂłn. Este crecimiento supondrĂĄ pasar de los 736.000 lechazos sacrificados en 2011 bajo el amparo de ambas figuras de calidad -IGP y Marca de Calidad-, a un total de 1.752.000 lechazos amparables, segĂşn el nuevo reglamento.

El incremento de lechazos amparados bajo figura de calidad permitirĂĄ que los ganaderos puedan percibir un mayor precio y con ello incrementar la rentabilidad de sus explotaciones. Asimismo, la modificaciĂłn permitirĂĄ tambiĂŠn el acceso de las nuevas ganaderĂ­as inscritas a las ayudas de pagos directos contempladas en la PAC para la mejora de la calidad de las producciones de ovino y caprino.

Otra de las ventajas del cambio de la IGP es la ampliaciĂłn de la zona geogrĂĄfica de producciĂłn hasta abarcar toda la Comunidad de Castilla y LeĂłn, dando entrada a zonas cerealistas de la provincia de Soria que anteriormente no se contemplaban. Esta novedad redundarĂĄ en el aumento del nĂşmero de animales y explotaciones.

La modificaciĂłn de la IGP permitirĂĄ ademĂĄs que el consumidor final obtenga mayores garantĂ­as ya que se introducirĂĄ una identificaciĂłn detallada de la procedencia del lechazo, lo que supone un valor aĂąadido para este producto en un contexto de mercado cada vez mĂĄs globalizado.

PromociĂłn del lechazo

Las dos figuras de calidad, tanto la IGP como la Marca Colectiva, han etiquetado hasta la fecha toda su producciĂłn bajo la denominaciĂłn 'Tierra de Sabor', la enseĂąa para distinguir los productos agroalimentarios de calidad de Castilla y LeĂłn. Actualmente existen 52 empresas autorizadas para comercializar lechazo de la Comunidad bajo 'Tierra de Sabor', lo que supone el 17 % de las empresas del sector cĂĄrnico autorizadas para usar la marca.

La ConsejerĂ­a de Agricultura y GanaderĂ­a, como muestra del compromiso con el productor, ha realizado en los dos Ăşltimos aĂąos campaĂąas de promociĂłn del lechazo de Castilla y LeĂłn con la enseĂąa para los productos de calidad de la Comunidad. Las acciones promocionales desarrolladas han tenido unos objetivos principales: incrementar la venta del lechazo certificado bajo figuras de calidad -y con ello facilitar que el ganadero de ovino logre una mayor rentabilidad de sus explotaciones-, vincular el producto lechazo con el territorio de Castilla y LeĂłn, impulsar la compra de lechazo correctamente identificado con vitola, destacar su aspecto saludable y evitar la estacionalidad de su consumo.

Este producto tiene una fuerte estacionalidad, pues se consume principalmente en diciembre debido a las celebraciones navideĂąas. Con diversas acciones de promociĂłn se ha buscado modificar esa tendencia y se han obtenido unos resultados excelentes. La acciĂłn promocional desarrollada en los meses de mayo y junio de 2010 permitiĂł incrementar en un 114% los kilogramos de lechazo vendidos en las cadenas participantes en la promociĂłn, respecto a las cifras del aĂąo anterior.

La promociĂłn puesta en marcha en 2011, desarrollada entre marzo y abril, permitiĂł aumentar un 80 % el valor de las ventas de lechazo efectuadas en el periodo de promociĂłn, al pasar de un valor econĂłmico de 1.003.019 euros en 2010 a 1.806.468 euros el pasado aĂąo, en el mismo periodo.

ProducciĂłn y consumo de lechazo
Castilla y LeĂłn es la comunidad autĂłnoma con mayor censo de reproductoras de ganado ovino de EspaĂąa, con 3.651.189 cabezas, lo que supone un 22,37 % del total nacional. Dentro de las provincias de la RegiĂłn, Zamora es la que mayor nĂşmero de animales concentra, con el 18 % del total, 801.233 cabezas, y el 22 % de las explotaciones. Salamanca y LeĂłn son las provincias siguientes por volumen.

La carne de lechazo es la cuarta en consumo en EspaĂąa, tras el pollo, el porcino y el vacuno. Genera en el sector primario un volumen de negocio en Castilla y LeĂłn cercano a los 90 millones de euros al aĂąo. Las Comunidades de Madrid y Castilla y LeĂłn son las Regiones que mĂĄs consumen lechazo, con el 70 % de las ventas a nivel nacional.

El consumidor de este tipo de carne destaca, como principales caracterĂ­sticas, el sabor, la diferenciaciĂłn frente a otros tipos y las propiedades nutricionales que aporta. El lechazo se comercializa con un peso entre los 4,5 y los 7 kilos, tiene un mĂĄximo de 45 dĂ­as y es alimentado exclusivamente con leche materna.