El calvario de Koeman...

(Foto: Chema Díez)

El futbolista salmantino, operado de nuevo de la rodilla hace un mes, no ve la luz al final del túnel; dice sentirse además "agobiado y decepcionado".

16 meses de calvario con varias operaciones en el medio y sin poder apoyar plenamente una rodilla que carece de estabilidad. Ésta es la desgraciada situación del jugador de fútbol salmantino, David Rodríguez Encinas, más conocido como Koeman. La fatalidad para él llegó en el mes de abril del año 2012 en un choque frente al Athletic B en El Municipal cuando él vestía la camiseta de un Guijuelo dirigido por Imanol Idiakez.

 

La rotura del ligamento establecía un tiempo de recuperación de entre seis y siete meses pero la siuación se fue complicando más de lo habitual porque el cartílago estaba afectado y había que regenerarlo por lo que se intervino otra vez al jugador en manos del doctos Guillén quien, junto al doctor Garrido llevaron la recuperación del jugador.

 

Después de muchos meses en silla de ruedas o con una muleta y sin poder llevar a cabo una vida normal, Koeman ha dicho basta porque le han vuelto a operar de la misma rodilla hace solo un mes. "El tiempo de recuperación ahora vuelve a ser de seis meses... pero he entrado en una etapa de agobio y de desesperación pero no me queda otra que seguir luchando", asegura un Koeman muy tocado.

 

Además, el jugador se siente un poco decepcionado por cómo se ha llevado su tratamiento y recuperación en manos del doctor Guillén y el doctor Garrido porque ahora todo está en manos de la mutua después de que el Tribunal Médico señalara que había que operar de nuevo al no haber una recuperación después de los 15 meses de periodo de recuperación establecido.

 

"Los doctores me decían que todo iba bien y que la recuperación estaba en el buen camino pero lo cierto es que la rodilla nunca tuvo estabilidad. No podía andar sin una muleta ni bajar escaleras sin apoyarme en alguien o en una barandilla porque la rodilla no me respondía", recuerda Koeman.

 

Ahora, 16 meses después, el cartílago sigue sin 'funcionar' y la esperanza de Koeman de volver a pisar un terreno de juego se desvanece... aunque siempre que hay vida hay esperanza. "Es mi sueño volver a jugar al fútbol, algo que no puedo hacer desde hace 16 meses pero ahora mi prioridad es poder tener una vida normal, solo pido eso. después de llevar dos plastias en la rodilla no he mejorado y espero que ésta sea la definitiva", afirma.

 

Por tanto, aún quedan cinco meses de trabajo y recuperación de una rodilla tocada por la mala fortuna de una lesión de abril de 2012 que a buen seguro nunca olvidará y que puede haberle obligado a decir adiós al mundo del fútbol. Quizá la lucha y la esperanza, que es lo último que se pierde, obren el milagro de ver de nuevo a Koeman con el '9' a la espalda jugando al fútbol. Muy difícil, sí, pero nada es imposible.