El 'bypass' gástrico corrige la diabetes tipo 2

La intervención consigue que el intestino cambie su forma de procesar la glucosa.

Un equipo de investigación, dirigido por Nicholas Stylopoulos, de la División de Endocrinología del Hospital de Niños de Boston, Massachusetts (Estados Unidos), ha identificado el intestino delgado, ampliamente considerado un órgano pasivo, como el principal contribuyente al metabolismo del cuerpo. En un estudio en ratas, que publica este viernes 'Science', ha descubierto que la cirugía de bypass gástrico elimina la diabetes tipo 2 al hacer que el intestino delgado cambie la forma de procesar la glucosa.

  

La pérdida de peso y la mejora de la diabetes a menudo van mano a mano, pero la diabetes tipo 2 a menudo se resuelve, incluso antes de la pérdida de peso después de un bypass gástrico. Para investigar por qué sucede, Stylopoulos y su equipo pasó un año estudiando ratas y observó que después de esta cirugía, el intestino delgado cambia la forma de procesar la glucosa.

  

En concreto, los investigadores vieron modificaciones en el uso y la eliminación de la glucosa en el intestino, regulando los niveles de glucosa en sangre en el resto del cuerpo y ayudando a resolver la diabetes tipo 2. "Hemos visto que la diabetes tipo 2 se resuelve en los seres humanos después del bypass gástrico, pero nunca se sabía por qué --dice Stylopoulos--. La investigación se ha centrado en las hormonas, la grasa y el músculo, pero hemos demostrado en este estudio que la respuesta se encuentra en algún lugar en el intestino delgado, la mayor parte del tiempo".

  

La cirugía de bypass gástrico, un tratamiento de pérdida de peso típicamente reservado para pacientes con obesidad severa, vuelve a enrutar los alimentos en la bolsa más pequeña del estómago sin pasar por el resto del estómago y el duodeno. Antes de esta operación, los intestinos no contienen un transportador específico llamado GLUT-1, que es responsable de la eliminación de la glucosa de la circulación y la utilización dentro del órgano.

 

Después del bypass gástrico, los investigadores encontraron que el intestino se reprograma para contener GLUT-1, tomando glucosa de la circulación y deshaciéndose de ella, estabilizando rápidamente los niveles de glucosa en la sangre en el resto del cuerpo. "Antes, no habíamos considerado el intestino como órgano principal en el uso de la glucosa. Hemos encontrado esto es exactamente lo que sucede después de la cirugía", afirma Stylopoulos.

  

Con base en sus hallazgos, Stylopoulos y sus colegas encontraron que la diabetes tipo 2 se resolvió en el cien por cien de las ratas a las que se sometió a bypass gástrico. El 64 por ciento de la diabetes tipo 2 se corrigió por el intestino, y los científicos barajan la hipótesis de que el otro 36 por ciento puede deberse a la pérdida de peso u otros factores.

  

Estos resultados abren el camino para futuras investigaciones sobre cómo crear una vía médica para imitar la reprogramación del intestino sin cirugía. "Con más investigación, podemos encontrar formas de evitar el desvío --resalta Stylopoulos--. Estos resultados son prometedores, ya que, a diferencia del cerebro y otros órganos, los intestinos son fácilmente accesibles. Además, dado que las células en el intestino tienen una vida útil corta, podemos estudiarlas con facilidad y farmacológicamente manipularlas para utilizar la glucosa sin problemas a largo plazo".