El bombo depara al peor rival, un Espanyol B con muchos ‘primeras’

BAENA O DIDAC HAN SIDO IMPORTANTES EN EL PRIMER EQUIPO. Amat, Pedraza o Javi Lópezson también referentes en el equipo de Óscar Perarnau, que se hizo cargo del equipo tras Josep Clotet
J. A. S.

El Espanyol B ha vivido una temporada marcada por las necesidades del primer equipo. La pretemporada la arrancó con 48 hombres, de donde se hizo una criba que dejó la plantilla en la mitad de efectivos. Los buenos resultados no llegaron en el arranque y el club decidió, tras unas duras declaraciones del preparador, destituir a Josep Clotet. El elegido para sustituirle fue Óscar Perarnau.

Carencia de gol
Con el nuevo técnico el equipo volvió a tomar aire, pero las lesiones y las cesiones a la primera plantilla de hombres como el defensa Baena o el centrocampista Didac mermaron sus posibilidades. Los dos jugaron con el primer equipo, pero también fueron convocados de forma habitual hombres como Amat, Pedraza o Javi López. Todos ellos son jugadores jóvenes, con gran proyección en el fútbol nacional. La principal carencia del Espanyol B durante la temporada ha sido el gol.

Pedraza sólo logró tres tantos y sólo dos incorporaciones a mitad de campaña permitieron al equipo ganar enteros ante la puerta; por una parte la de Gabri, procedente del Girona, y por otra la de Álvaro Vázquez, del primer equipo, que fue autor de nueve tantos. El Guijuelo se las verá con un equipo de toque, pero con el déficit de la menor experiencia.