El Bocyl publica el Decreto de prórroga del presupuesto de 2011 que entrará en vigor a partir del 1 de enero

Adapta la estructura presupuestaria a la organización administrativa de la nueva legislatura autonómica,
El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publica en su edición de hoy, viernes, el Decreto de prórroga del presupuesto de 2011, medida acordada en el Consejo de Gobierno de ayer, jueves, y que entrará en vigor el próximo 1 de enero.

Según explica la Consejería de Hacienda en la orden publicada en el Bocyl, la prórroga presupuestaria estará vigente hasta la aprobación del presupuesto de la Junta de Castilla y León para 2012.

El Decreto de prórroga contempla en materia de ingresos la prolongación de los créditos iniciales de los Presupuestos de 2011, salvo que correspondan a actuaciones terminadas o se trate de fondos finalistas cuya vigencia no pueda ampliarse.

Por otra parte, adapta la estructura presupuestaria a la organización administrativa de la nueva legislatura autonómica, que supuso la reducción del número de consejerías de 12 a 9.

Además, la Junta declarará en enero "indisponibles tantos recursos como sean necesarios para respetar el objetivo de estabilidad para 2012" con el objetivo de que Castilla y León continúe entre las autonomías que cumplen este mandato, puesto que en 2010 cerró con un déficit del 2,26 por ciento frente al 2,40 por ciento permitido.

Según explicó el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de ayer, no se vuelven a computar los 211 millones de euros que se presupuestaron en 2011 motivo de litigio ahora con el Gobierno de la nación, un hecho que ahora "sí sería un error porque no corresponden al año 2012, son derechos de la Comunidad de 2011 que esperemos que más pronto que tarde los tribunales nos acaben reconociendo".

En cuanto a los gastos, se prorrogarán los de personal (capítulo 1), los necesarios para el funcionamiento ordinario de los servicios públicos (dentro del capítulo 2) y los derivados del pago de la deuda pública (capítulos 3 y 9). Con cargo a los capítulos 4, 6, 7 y 8 sólo podrán imputarse compromisos en vigor a 31 de diciembre de 2011 que impliquen obligaciones a 1 de enero de 2012, así como los ligados a programas plurianuales contraídos con anterioridad y aquellos que estén financiados con recursos finalistas, siempre y cuando esté garantizado que llegarán el próximo año.

Fuera de estos casos, explicó el presidente de la Junta, cualquier gasto necesitará autorización de la Consejería de Hacienda, previa elaboración de una memoria justificativa de su necesidad, oportunidad y posibilidades de financiación. En este caso, las únicas excepciones son las Cortes de Castilla y León, el Consejo Consultivo y la Política Agraria Común.

Herrera reiteró por último que la prórroga presupuestaria permitirá garantizar a partir del 1 de enero de 2012 el "normal funcionamiento" de la Administración autonómica y de todos los servicios públicos que dependen de la misma hasta la aprobación del presupuesto de 2012.