El bien vence otra vez sobre el mal en el auto sacramental de La Loa

Acogida. Cientos de turistas presenciaron en directo esta representación medieval en la que el Arcángel San Miguel y las siete virtudes derrotan al demonio y a los siete pecados capitales
ICAL

El bien volvió hoy a vencer al mal en la representación teatral de La Loa en el municipio salmantino de La Alberca, una tradición que se remonta a la Edad Media y en la que se involucran todos los vecinos.

El origen de este auto sacramental que cada año congrega a cientos de turistas y vecinos, se pierde en el tiempo, aunque se calcula que data del siglo XVI o XVII y que está emparentado con el teatro español del siglo de oro. Desde entonces, se ha transmitido generación, tras generación gracias a la tradición oral y de todas las loas serranas, es la única que nunca ha dejado de representarse.

Esta representación teatral se enmarca en la celebración de las fiestas patronales del municipio en honor a la Virgen de la Asunción, y está declarada como fiesta de Interés Turístico Nacional, ya que es uno de los autos sacramentales medievales más antiguos de España.

Durante media hora, La Loa narra cómo el Arcángel San Miguel, con la ayuda de la Virgen y las siete virtudes, logra vencer al demonio, que pretendía llevarse a un pastor y a dos serranos al infierno. El momento cumbre de este auto se produjo una vez más con la aparición del demonio, una especie de serpiente de fuego con siete cabezas, alegoría de los siete pecados capitales.

Cuando está a punto de conseguirlo, interviene el Arcángel San Miguel y triunfan así las siete virtudes, humildad, generosidad, castidad, paciencia, templanza, caridad y diligencia. Tanto los pecados como las virtudes están representados por los niños de la localidad.

Junto al Ofertorio celebrado ayer en la Plaza Mayor de la localidad, La Loa es una expresión popular de devoción a la patrona en la que se unen elementos profanos y religiosos y que suponen un atractivo turístico más en la zona.