El Bernabéu acoge el ‘clásico’ más decisivo de las últimas temporadas

LOS BLANCOS. Se encomiendan a su racha como locales: Quince triunfos en otros tantos partidos. LOS AZULGRANAS. Ya ganaron en el partido de ida y cuentan con el gran momento de forma de Messi
EFE
El Santiago Bernabéu será el escenario del clásico del fútbol español más decisivo, el que dejará prácticamente sentenciado el título liguero en caso de victoria de Real Madrid o Barcelona, que miden su eterna rivalidad con sed de venganza blanca e ilusión por seguir escribiendo historia con títulos los azulgrana.

Respeto pero no miedo. La plantilla del Real Madrid clama vendetta por la derrota más sonrojante, el 2-6 de la pasada temporada, y centra su gran preocupación en la forma de parar a Messi. Se agarra el madridismo como punto a su favor al factor Bernabéu. Quince partidos jugados en el coliseo blanco en Liga y quince victorias. Un feudo inexpugnable para cualquier rival, que solo la magia del Barcelona puede hacer derribar. Por eso, prepara Pellegrini un plan anti-Messi. Arbeloa, con buenas experiencias ante el argentino del pasado, será el encargado de seguir al astro si juega en banda. Sergio Ramos lo será si Leo recibe libertad de movimientos partiendo desde el centro del ataque. Pero el Real Madrid sabe que el Barcelona es mucho más que Messi y prepara sus armas para hacer daño al rival.

Las dos de mayor peligro están en un ataque que va camino de la historia. A ritmo de los 107 goles de récord en una temporada, Cristiano e Higuaín intentarán trasladar al césped las consignas del vestuario. La principal, evitar que el Barcelona se adelante en el marcador. Desde ellos comenzará la presión con el objetivo de robar la posesión de balón y que esté en poder de Xabi Alonso. La principal novedad en el equipo titular con Sergio Ramos. Los dos regresan tras cumplir sanción. No llega Kaká al clásico. Baja junto a los lesionados Pepe y Royston Drenthe. El puesto del brasileño lo ocupará Van der Vaart. El sacrificado será Granero porque Gago mantendrá su puesto y Marcelo adelantará su posición.

Mientras, el Barcelona acude a la llamada del clásico repleto de moral por haber alcanzado la semifinal de la Liga de Campeones, tras eliminar al Arsenal, condición que el técnico Guardiola entendió en su día que era imprescindible para iniciar el partido en el Santiago Bernabéu en un tono aceptable de ánimo. El Barcelona viaja a Madrid sin dos de sus puntales, como son el sueco Ibrahimovic, que no se ha recuperado a tiempo, y Eric Abidal, que ha recaído de su lesión. En el Camp Nou el Barcelona ya ganó por 1-0. Pero el partido de hoy será otra historia. Una historia que puede dejar la Liga vista para sentencia. Que el Bernabéu decida.