El BAT, un Tribunal poco propicio para los clubes de baloncesto

Becky Hammon

El primer jugador que acudió al BAT, que se encuentra en Ginebra, fue Djuro Ostojic que en 2007 denunció al Paok de Salónica por impagos. La resolución le fue favorable...

El BAT (Fiba Arbitration Tribunal) es la instancia a la que con toda probabilidad acudirá Nicole Powell en su disputa con Perfumerías Avenida después de que el club salmantino haya decidido despedir a la norteamericana por cuestiones disciplinarias. Se trata de un tribunal creado por la FIBA en 2007 para dirimir disputas entre equipos y jugadores , algo en lo que se ha ‘especializado’ en los últimos años en los que no le ha faltado trabajo.

 

Y es que, como seguramente sucederá con Powell, los jugadores prefieren dirigirse a esta instancia antes de acudir a los tribunales de justicia ordinarios del país de los clubes con los que inician la disputa. Además los precedentes los invitan a ello puesto que en los últimos años la mayoría de las resoluciones han sido favorables a jugadoras y jugadores.

 

El primer jugador que acudió al BAT, que se encuentra en Ginebra, fue Djuro Ostojic que en 2007 denunció al Paok de Salónica por impagos. La resolución le fue favorable y eso abrió la puerta a que la mayoría de los jugadores opten por esa vía.

 

En el baloncesto femenino los ejemplos recientes son numerosos. El pasado mes de noviembre el Besiktas fue condenado a pagar a Ilona Korstin, que había dejado el club turco rumbo a Perfumerías Avenida. Este mismo club ha ‘sufrido’ en sus carnes desde 2009 otras resoluciones desfavorables del BAT, ante jugadoras como Kelly Da Silva, Iziane Castro, Iveta Salkauske, Sandra Mandir, Dubranka Dacic, Laura Harper y Alexia Hormbuckle. También tuvo que pagar el Nadezhda tras la denuncia de Becky Hammon a la que tuvo que pagar los honorarios de la temporada 2010-2011. La resolución tardó en llegar, lo hizo el pasado mes de abril pero de nuevo fue favorable a la jugadora.

 

El caso de Powell puede ser más especial que otros porque el club alega argumentos suficientes para su despido que van más allá de lo deportivo y habrá que ver si llegado el caso el BAT tiene eso en cuenta. En caso de resolución desfavorable quedaría la posibilidad de recurrir al Tribunal de Disciplina Deportiva de Lausana, aunque casi ningún club ha llegado a ese punto en este tipo de casos.

 

Lo que todos los indicios parecen indicar es que a Perfumerías Avenida le queda por delante una larga batalla legal para defender su punto de vista y no tener que pagar una importantísima cantidad de dinero y es que no hay que olvidar que la ficha de Nicole Powell es la más alta que haya firmado nunca el club salmantino bastante por encima de las cobradas por enormes jugadoras como De Souza, Bonner, Tornikidou y un largo etcétera.

Noticias relacionadas