El Barcelona vence con suficiencia y termina la primera vuelta invicto

Dos goles seguidos. La insolencia con la que salió el Valladolid se terminó con dos goles del Barça en un minuto.
EFE / VALLADOLID

El FC Barcelona doblegó ayer al Valladolid con suficiencia (0-3) en un partido cuya turbación e inquietud apenas duró veinte minutos, lo que tardó en marcar el primer gol el equipo de Pep Guardiola, que acaba la primera vuelta invicto.

Los catalanes, que no pierden en el feudo vallisoletano desde el 20 de octubre de 2002, se acostaron anoche a ocho puntos del Real Madrid y su imagen de equipo solvente y plagado de recursos no hace sospechar que pueda cometer errores graves, al menos para añadir mayor emoción a la Liga.

Pep Guardiola salió esta noche con todos los ingredientes de calidad en su alineación y dispuso como pivote defensivo, ante las bajas de Touré Yaya y Sergio Busquets, al centrocampista malí Seydou Keita, recién llegado de la Copa de Africa.

Por su parte, el jugador de la cantera vallisoletana Carlos Lázaro, que debutó el pasado domingo en Santander, tuvo una nueva oportunidad en un once titular en el que José Luis Mendilibar puso a dos zurdos, Marquitos y Jonathan Sesma, el primero de ellos inicialmente en la banda derecha, a pierna cambiada.

Salió presionando el Valladolid, pero el Barça intentó mover el balón con su fluidez habitual. Llegó más y mejor el Valladolid durante los primeros minutos. No era el partido esperado durante los primeros veinte minutos, parecía que el Valladolid estaba zarandeando al líder, ya que el Barcelona no tenía tiempo para pensar, pero es un equipo tan grandioso que sólo un toque de inspiración le sirve para matar.

En este caso, fueron dos acciones consecutivas que tumbaron al Valladolid. La primera en el gol de Xavi (min. 20) y, sólo un minuto después, un centro-chut de Alves.