El Barcelona, sorprendido e indignado con la petición de la Fiscalía por el 'caso Neymar'

El FC Barcelona ha mostrado su "sorpresa, indignación y total desacuerdo" con la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional al juez Pablo Ruz de imputar al actual presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, por un presunto delito contra la Hacienda Pública.

"El FC Barcelona quiere trasladar a sus socios su sorpresa, indignación y total desacuerdo con la petición del fiscal de juzgar al club, y a quien fuera su presidente, Sandro Rosell, por diferentes presuntos delitos en la contratación del jugador Neymar", señala el club en un comunicado oficial.

Respecto a la petición concreta de la Fiscalía de imputar al presidente Josep Maria Bartomeu por un presunto delito fiscal en el ejercicio de 2014, el FC Barcelona quiso expresar también su "total desacuerdo".

"La petición de imputación está relacionada con un pago de cinco millones de euros, el último plazo de los 40 millones que el club estaba obligado a pagar a la sociedad N&N por el fichaje del jugador, y que se estipuló que se pagarían el 31 de enero de 2014, ocho días después del relevo presidencial", esgrimen.

Además, añaden que la decisión de diferir este último pago a enero de 2014 y la discusión sobre qué tipo de retención fiscal se debía aplicar a este pago, "no parecen razones suficientes para solicitar la imputación". "Incluso, la declaración complementaria presentada de forma cautelar y preventiva en febrero de 2014 ya cubría cualquier interpretación que se pueda hacer sobre la retención a aplicar sobre este pago", añaden.

También recuerda el club que en los últimos meses ha proclamado su "inocencia", aportando toda la documentación solicitada en numerosas ocasiones y "reforzada en el transcurso de diversos testimonios judiciales. Además, el club ha sido asesorado por especialistas en derecho fiscal".

"El FC Barcelona espera que el juez instructor del caso no acepte las peticiones de la Fiscalía, ya que todas las actuaciones llevadas a cabo en el proceso del fichaje del jugador fueron realizadas sin ánimo de vulnerar la ley en ninguno de sus preceptos", prosigue el comunicado.

Por último, el club anunció que, manteniendo la "serenidad y guiándose por su prudencia", actuará "con toda la firmeza y todos los recursos legales" para continuar defendiendo los intereses del club y de sus socios. "Asimismo, el FC Barcelona no permitirá que ninguna actuación dañe la imagen del Club ni pueda deteriorar o desprestigiar un fichaje que considera histórico y estratégico", concluye el club.

La Fiscalía pidió este lunes, además de la imputación de Bartomeu, que el expresidente de la entidad Sandro Rosell y el Fútbol Club Barcelona sean juzgados por la adquisición de Neymar, que habría costado un total de 94,8 millones de euros (82,7 millones por el traspaso y 12,1 millones en impuestos), en contra de lo dicho por el expresidente culé, que cifró la operación en 57,1 millones.

Noticias relacionadas