El Barcelona se proclama campeón de invierno ante un rival muy pobre

ONCE EXTRAÑO. Manolo Jiménez puso un equipo inicial en el que faltaban varias de las piezas claves del equipo. ARROLLÓ EN LA SEGUNDA MITAD. Tras el 1-0, el Barça desarboló y Palop evitó más goles
EFE

Sin embargo la estrategia sevillista se desbarató tras la reanudación pese a que Jiménez comenzó a introducir a sus jugadores fundamentales. Al poco de reiniciarse el partido centró Márquez, tocó ligeramente Piqué en el centro del área, la pelota se le escapa y la tocó lo justo Escudé, con la desgracia de que batió a su portero. En ese momento el Sevilla se derrumbó y las ocasiones de su rival se multiplicaron convirtiéndose Palop en el gran protagonista del choque. El portero evitó varios goles cantados pero no pudo hacer nada ante Pedro, ya en el minuto 69, que levantó la pelota sobre él tras aprovechar un pase magistral de Xavi. Con los dos goles el Barcelona tenía atada la victoria y aunque el Sevilla lo intentó fue su rival el que comenzó a lucirse para el deleite de sus aficionados. Leo Messi sumó otros dos tantos para su cuenta y así el Barcelona de Guardiola se proclama campeón de invierno aprovechando la derrota del Real Madrid en San Mamés.