El Barcelona no se resigna y ya piensa en la remontada

CARAS LARGAS. En el regreso a casa, los azulgrana acusaron el largo viaje y, sobre todo, la derrota cosechada contra el Inter, pero confían en darle la vuelta
AGENCIAS

Los azulgrana, apesadumbrados por la derrota, confían no obstante en darle la vuelta al marcador en el partido contra los italianos en el Camp Nou.

El varapalo sufrido en Milán supone la derrota más abultada desde que Guardiola se hizo cargo del equipo. Es la cuarta derrota de la temporada del Barcelona, que previamente había caído en la Liga ante el Atlético de Madrid (2-1), en la Copa del Rey frente al Sevilla (1-2) y en la Liga de Campeones contra el Rubin Kazan (1-2).

Mientras los jugadores y el cuerpo técnico azulgrana rehusaban, en su gran mayoría, hablar de la labor arbitral, la prensa deportiva catalana atacaba duramente al árbitro del partido. La actuación del árbitro portugués Olegario Benquerença y algunas de sus decisiones adoptadas durante el partido resultaron decisiva en la derrota del Barça ante el Inter de Milán (3-1), según publicaba ayer la prensa deportiva barcelonesa. “¡Atraco!” abre en portada Mundo Deportivo. Este rotativo destaca que “el árbitro portugués dio el gol a Milito en fuera de juego y se tragó un penalti a Alves” y recuerda que el Barça, que se adelantó en el marcador, “necesitará toda la magia del Camp Nou”. También este periódico destaca unas declaraciones de José Mourinho, entrenador del Ínter de Milan, en las que asegura que “el Barça no ha sabido perder”. Igual de contundente es la portada de Sport: “Robo a la italiana”, y destaca que “el árbitro portugués amigo de Mourinho dio el tercer gol del Ínter en fuera de juego y se comió un penalti de Sneijder a Alves”. Por su parte, la prensa italiana elogió ayer con palabras como “gesta” o “empresa” la victoria del Inter de Milán por 3-1 al Barcelona, y destacó que los jugadores del club italiano fueron, esta vez, los verdaderos “marcianos”.