El Barcelona no se deja sorprender y vence a su único verdugo en Liga

El Barcelona sumó su decimoquinta victoria consecutiva (0-3) en la Liga y, de paso, vengó la derrota que en la primera vuelta encajó en casa frente al Hércules, en un partido que dominó desde los primeros compases, aunque no sentenció hasta los instantes finales.
EFE / ALICANTE

Pedro abrió el marcador cerca del descanso y Lionel Messi marcó por partida doble para sentenciar el partido en su recta final, ante un Hércules que apenas le puso en aprietos, para lograr el decimoquinto triunfo consecutivo, igualando el récord del Real Madrid de Alfredo Di Stefano la temporada 1960-61.

El Barcelona tenía la lección aprendida de lo sucedido en el Camp Nou en la segunda jornada de Liga y desde el primer minuto puso cerco a la portería alicantina en busca del gol que abriera el marcador y echara abajo la resistencia del cuadro local.

En un cuarto de hora, Messi, en un par de ocasiones, y Pedro probaron fortuna, pero no acertaron a batir a Calatayud; y eso dio pie a que el Hércules fortaleciera su moral.

Los alicantinos tenían muchas dificultades para tener el balón en sus pies, la única ocasión que tuvo fue por medio de David Trezeguet, quien en boca de gol remató fuera cuando la grada ya casi cantaba gol.

Los minutos pasaban sin que los de Guardiola consiguieran superar la maraña defensiva de los locales, hasta que, por sexto partido consecutivo, apareció Pedro para marcar cuando el descanso se aproximaba. Y como sucediera en la primera mitad, el gol del Barça llegó en los últimos minutos de la segunda por partida doble gracias a Lionel Messi.