El Barça no quiere pactar con la Fiscalía para evitar el juicio sobre Neymar

Neymar Jr

Así lo ha asegurado el club, saliendo al paso "de algunas informaciones difundidas en las últimas horas".

El FC Barcelona ha negado "categóricamente" este martes las informaciones que apuntan a que buscan llegar a un pacto con la Fiscalía admitiendo la existencia de delito contra Hacienda, a quien ya pagaron una declaración complementaria de 13,5 millones de euros, y evitar así el juicio por el fichaje de Neymar.

 

Según el club, que sale al paso "de algunas informaciones difundidas en las últimas horas", el miércoles 5 de marzo la entidad se presentó ante el Juzgado Central de Instrucción número 5 a fin de comparecer "como parte en la causa, bajo representación procesal de procurador y dirección letrada de abogado, y de designar representante, de acuerdo con el requerimiento recibido del juzgado".

 

En ocasión de aquel acto, la entidad realizó una visita "de presentación protocolaria" a la Fiscalía de la Audiencia Nacional para comunicar la condición procesal antes descrita y, al mismo tiempo, "fijar posiciones jurídicas bajo la convicción de que el debate jurídico suscitado tiene su marco de solución en el ámbito administrativo tributario".

 

"En ningún caso la dirección letrada era portadora de ningún mandato de cierre acelerado de la causa ni de asunción de la infracción tributaria con relevancia penal, en los términos expresados por las referidas informaciones periodísticas", reza el comunicado del conjunto azulgrana, emitido "a raíz de algunas informaciones difundidas en las últimas horas".

 

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que investiga estos hechos, imputó el pasado 20 de febrero a la entidad 'culé' ante las sospechas de que pudo defraudar 9,1 millones de euros al no tributar por 37,9 millones incluidos en los contratos que suscribió 2011 y 2013 para asegurarse el traspaso de Neymar.

 

Por su parte, la Fiscalía sostiene que las transacciones económicas que sustentaron el fichaje de Neymar se basaron en "contratos simulados" y operaciones de "ingeniería financiera" que no respondían a la realidad y con las que se pretendía "cometer el engaño" a la Hacienda Pública.