El Barça se topa con un buen Espanyol y deja la Liga abierta

EMPATE. Primera parte de claro color local y segundo periodo con varias ocasiones de los azulgrana. EL MADRID. Puede quedarse hoy a un punto
EFE /BARCELONA

Los azulgrana, que encontraron muchos problemas para superar a su rival en el primer tiempo, mejoraron con los cambios introducidos en el segundo tiempo, en especial cuando Xavi jugó un poco más retrasado, pero su fútbol se lastró en el segundo tiempo con la expulsión de Alves. El Espanyol fue dominador de la situación hasta que le aguantó la gasolina. Con una asfixiante presión en la medular, con Xavi jugando demasiado adelantado, los de Mauricio Pochettino tuvieron cerca la victoria en el primer tiempo, en el que dispusieron de buenas ocasiones para firmar una sorpresa en la Liga, pero el Barça aguantó el temporal, sufriendo mucho. En la segunda mitad, el Barça mejoró, pero cuando empezaba a acechar la meta de Kameni, se quedó con uno menos y ya no pudo. Al Espanyol le pareció bien la tregua. El mérito de los blanquiazules estribó en su ambición, el demérito del Barça que no encontró ni un solo jugador que pudiera conducir el balón a la zona de creación con garantías. Xavi estaba demasiado lejos; Milito, demasiado errático y Piqué, demasiado pendiente de la marca del rocoso Osvaldo.

Por eso, en el primer tiempo, el partido siempre se mantuvo en la dinámica que le convino al Espanyol. Desde el primer remate de Osvaldo, en el minuto 5, hasta el último que volvió a protagonizar el delantero blanquiazul y que salvó Víctor Valdés y el poste con una parada antológica al borde del descanso. Luego el Barça volvió a ser el Barça, pero sólo a medias. Y ahora le pelota está en el tejado del Real Madrid.