El Barça persigue la sentencia de la Liga en su primer derbi ante el Espanyol en Cornellà

LOS DE POCHETTINO QUIEREN DAR GUERRA. Los ‘pericos’ son un rival incómodo para los culés, que no quieren fallar y dar facilidades al Madrid
EFE

Obligado a mantener el pulso con el Madrid en la pelea por el título, el Barcelona visita por vez primera el nuevo estadio del Espanyol para disputar un derbi de altura y con una intensa carga emocional para ambos equipos. Una de las grandes incógnitas será la de comprobar hasta qué punto Guardiola puede reservar a sus jugadores más importantes para su partido europeo, aunque el técnico ha dejado entrever que ya no hay lugar para rotaciones ni descansos. Con Alves y Maxwell en los laterales, Puyol y Piqué formarían la pareja de centrales, con Busquets y Xavi en la creación y una posible línea de tres medias puntas –Messi, Pedro y Keita–, culminada con la presencia de Bojan en la posición reservada al delantero centro, habitualmente ocupada por Ibrahimovic.

El sueco, y Abidal, por su parte, aún no han recibido el alta médica oficial, pero están a un paso de completar su recuperación y podrían tener algunos minutos de juego en el derbi para empezar a rodarse con vistas al partido ante el Inter. Pochettino, que suma 50 encuentros en Primera, ha sabido jugarle al Barcelona. El Espanyol, de hecho, se ha convertido en un rival muy incómodo para el conjunto azulgrana, que sólo ha podido ganarle por la mínima en Liga y que el año pasado ya perdió en el Camp Nou (1-2).

Pochettino quiso reservar a efectivos ante el Racing, pero la jugada no le acabó de salir bien, aunque Kameni ha visto cómo se le retiraba la sanción de un encuentro. El club ha presentado alegaciones aunque todo hace pensar que el camerunés no podrá jugar. El once titular está claro y más después de saber que Marqués se perderá el choque por lesión. Su baja será cubierta por Joan Verdú, mientras que Luis García pasará a la banda derecha.