El Banco de España vislumbra una recuperación "gradual sostenible" para el país

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (Foto: E. P.)

Se ha mostrado convencido de que la progresiva percepción de la mejoría económica será un "poderoso acicate" para perseverar en el camino emprendido.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha asegurado que, por primera vez después de tantos años de crisis, se empieza a vislumbrar la posibilidad de una recuperación económica "gradual sostenible", gracias a la corrección de desequilibrios acumulados y a las reformas estructurales emprendidas, cuyo resultados ya se empiezan a percibir.

    

Así lo ha señalado Linde en la inauguración del Foro Anual de Economistas organizado por el Consejo General de Economistas, donde ha indicado, sin embargo, que la tarea "no está concluida" y que aún quedan por delante "esfuerzos importantes", tanto a nivel europeo como a nivel español. Aún así, se ha mostrado convencido de que la progresiva percepción de la mejoría económica será un "poderoso acicate" para perseverar en el camino emprendido.

 

Según Linde, los avances realizados por la economía española permiten esperar que en un futuro inmediato se vaya consolidando la pauta de recuperación gradual, asentada en un contexto de mayor confianza, de alivio progresivo de las tensiones financieras y de mejoría paulatina del mercado laboral.

  

Sin embargo, el gobernador ha avisado de que la consolidación fiscal y el saneamiento de la situación patrimonial del sector privado jugarán un papel "importante" en esta recuperación. "La culminación exitosa de estos procesos es fundamental para afianzar la recuperación de la confianza interna y externa", ha señalado.

  

En materia de precios, Linde ha dicho que en lo que queda de año se esperan tasas de inflación reducidas e inferiores a la media de la zona euro, lo que permitirá seguir avanzando en las mejoras de competitividad en las que asentar una mayor fortaleza de la recuperación.

  

Esta baja inflación, según ha explicado, favorece las ganancias de poder adquisitivo de las rentas, aunque tiene como contrapartida las mayores dificultades que introduce para seguir avanzando en el proceso de desendeudamiento de familias y empresas.