El balón parado, el remedio más efectivo para el Atlético

Arda

Miranda, tras un saque de esquina, marcó el gol que le fue suficiente al equipo de Simeone ante el Almería. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ALMERÍA: Rubén; Ximo, Trujillo, Dos Santos, Mané; Verza, Fran Vélez (Soriano, min.64), Azeez; Wellington Silva (Edgar, min.74), Hemed (Thievy, min.64), Jonathan.

 

ATLÉTICO DE MADRID: Moyà; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Mario Suárez (Saúl, min.46), Tiago; Koke, Arda (Gabi, min.84), Griezmann (Cerci, min.68); Raúl García.

 

GOL

   0-1, min.60, Miranda.

 

ÁRBITRO: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó a Dos Santos (min.64), Zongo (min.89) y Soriano (min.89) por parte del Almería; y a Arda Turan (min.8), Mario Suárez (min.34), Siqueira (min.36), Miranda (min.73), Godín (min.77) y Raúl García (min.85) por parte del Atlético de Madrid.

 

ESTADIO: Estadio de los Juegos Mediterráneos.

El Atlético de Madrid recuperó sensaciones en Almería después de vencer (0-1) al conjunto andaluz gracias a un remate de cabeza de Miranda, que suma su segundo gol en apenas cinco días, y vuelve a la senda del triunfo después de dos partidos en los que cosechó una derrota en Grecia y un empate ante el Celta.

 

Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, cuando el Atlético de Madrid tiene dudas, su eficacia a balón parado se las disipa. En Almería sucedió de nuevo. Después de una semana difícil en la ribera del Manzanares, un cabezazo de Miranda tras un córner sacado por Koke -cuatro asistencias en Liga para el madrileño- pusieron al Atleti en la senda del triunfo.

 

El gol en la gran especialidad ofensiva rojiblanca fue una redención incluso dentro del propio partido, pues cuando Miranda vio puerta el Atlético de Madrid estaba lanzando el séptimo córner. De los otros seis, solo Godín había creado peligro en uno al inicio del partido. El brasileño acabó así con la racha de resultados y evitó que el debate se prolongara a un aspecto más del juego atlético.

 

Pudo, eso sí, haber abierto algo antes la lata el equipo de Simeone de no haber tenido Rubén Martínez una gran noche. Sin hacer un juego brillante, en el momento del gol el dominio del partido ya era plausible por parte de los colchoneros y sólo cuatro buenas intervenciones del exportero del Rayo habían evitado que el Atlético de Madrid inaugurara antes el marcador.

 

Fue un dominio del partido que recordó a los encuentros del final de la pasada temporada. Con una exigencia similar hacia el gol y la victoria -aunque en diferente contexto-, el Atlético de Madrid apretó poco a poco a su rival hasta que le sacó el tanto que le hacía ponerse por delante. En la primera parte fue un dominio menos brillante; en la segunda cambió el decorado.

 

Y es que el equipo almeriense empezó a ceder el balón al equipo visitante con el objetivo de conseguir coger en alguna contra a los rojiblancos. Y el actual campeón de Liga creció con el balón, sobre todo en el segundo tiempo, con la entrada en escena de Saúl por Mario Suárez. El canterano atlético sigue demostrando en cada partido que está más que preparado para asumir galones.

 

EL ATLETI CONGELA EL PARTIDO

 

El gol tranquilizó al Atlético, que volvió a su escenario preferido: replegar líneas en búsqueda de sentenciar bien a la contra o bien en otro balón parado. En los últimos minutos, y después de que Arda tuviera el segundo en un mano a mano que le sacó Rubén, el equipo madrileño le entregó directamente el balón a los de Francisco.

 

El Almería introdujo los tres cambios en diez minutos -Soriano, Edgar y Thievy ingresaron por Vélez, Wellington y Hemed- pero solo consiguió inquietar la portería de Moyà a balón parado. Una falta de Verza que se fue cerca del palo derecho del balear y un cabezazo de Dos Santos que salió desviado fueron todo el bagaje ofensivo del Almería en los instantes en los que necesitaba el empate.

 

No sufrió el Atlético de Madrid para cerrar el partido y dio así carpetazo a su difícil semana con una victoria que le sitúa con 11 puntos en la zona noble de la tabla. El Almería, por su lado, permanece con cinco puntos tras cinco jornadas, en la zona media de la clasificación.