El Ayuntamiento zanja con evasivas y en 18 minutos sus explicaciones sobre los altercados de Gran Vía

El Jefe de la Policía Local y el concejal del área.

El sindicato mayoritario en la Policía Local pide un informe del Jefe de la Policía Local ya que tomó el mando desde las 18.15 horas e insiste en lo desafortunado de la decisión de abandonar las labores de apoyo a la Policía Nacional.

El sindicato mayoritario en la Policía Local de Salamanca, SSPME, ha criticado el resultado del Consejo de Policía celebrado hoy mismo y con el que se pretendía aclarar la actuación del cuerpo y las órdenes dadas durante el altercado que se produjo en la Gran Vía el sábado día 22 de febrero, y en el que el Sindicato Unificado de Policía asegura que el dispositivo de la Policía Local abandonó a los agentes de la Policía Nacional mientras frenaban los enfrentamientos. El sindicato, que pidió la semana pasada la convocatoria de este consejo, asegura que se ha zanjado en 18 minutos y con evasivas a sus preguntas, y nada más con la exposición del informe remitido por el Ayuntamiento de Salamanca y elaborado por el subinspector.

 

A este respecto, portavoces del SSPME consideran que ha sido "un mero lavado de cara más que una información sobre lo que ha ocurrido" y lamenta que se derive toda la responsabilidad al subinspector que firma el informe. El sindicato planteó una batería de diez preguntas específica sobre la actuación y, según sus portavoces, no encontraron más que respuestas evasivas. Por este motivo, los representantes sindicales de los agentes insisten en pedir un informe del Jefe de la Policía Local, ya que se constata que es el que dio las órdenes y el que tomó el mando a partir de las 18.15 horas.

 

Según la versión que manejan tanto el SUP como el SSPME, a través del 091 de Salamanca se solicitaron refuerzos a la Policía Local para frenar los altercados producidos en una concentración de grupos radicales en la Gran Vía; el cuerpo local envió seis dotaciones de dos agentes cada uno que, según la versión oficial, ayudaron a los agentes de la Policía Nacional a contener los altercados, pero llegado un momento abandonaron estas tareas para dedicarse al tráfico. Según SUP, esta orden la dio el Jefe de la Policía Local (extremo confirmado por el Ayuntamiento), y se produjo antes de que la situación estuviera controlada; cuatro agentes resultaron heridos leves, con parte médico, tras los altercados.

 

El sindicato de la Policía Local ha asegurado a través de sus portavoces que sigue sin estar de acuerdo con la orden que se emitió, que califica "como mínimo desafortunada, si no de dudosa legalidad", porque "no se puede abandonar la situación como se hizo". Y apunta que, para ordenar el tráfico en ese punto de la Gran Vía y hacer los desvíos necesarios, bastan seis agentes con lo que habría otros tantos disponibles para apoyar a los de la Policía Nacional, ya que hay mucha experiencia en cortes de tráfico en este tramo de la Gran Vía.

Noticias relacionadas