El Ayuntamiento tramita en solo tres días un cambio urbanístico para intentar legalizar el Hotel Corona

Edificio del hotel Corona durante su construcción.

El equipo de Gobierno aprueba entre el 3 y el 6 de febrero una modificación del PGOU para regularizar la situación de este edificio, en el limbo legal desde 2013. Acelera todos los trámites, incluídos los informes técnicos, para evitar la ejecución de sentencia a la promotora Palco 3.

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Salamanca ha movilizado todos los resortes técnicos, administrativos y políticos en un intento por regularizar en tiempo récord el edificio del Hotel Corona, uno de los problemas urbanísticos que arrastra y que carece de base legal desde hace casi dos años. Así se ha puesto de manifiesto este viernes en el pleno municipal, en el que el grupo popular ha usado su mayoría para aprobar una nueva modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana con la que dar cobertura a una actuación que está anulada por los tribunales.

 

El edificio en concreto fue construído por Palco 3, una conocida promotora de la capital, detrás del hospital de la Santísima Trinidad y abierto en 2010 como hotel con numerosas carencias en materia de permisos y licencias, motivo por el cual fue denunciado por los vecinos de la zona. Entre las irregularidades, un exceso de edificación que se intentó subsanar con un estudio de detalle y transfiriendo edificabilidad de otra parcela no construída. Sin embargo, ese estudio de detalle fue declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en marzo de 2013 y el posterior recurso de la promotora al Supremo fue desestimado. Una decisión que ha prolongado la situación irregular del edificio, ahora un hotel, durante casi dos años.

 

Ahora el Ayuntamiento de Salamanca va a hacer un nuevo intento de legalizar la situación, aunque con un celeridad poco habitual. Según ha denunciado el concejal socialista Joaquín Corona, se debe a que la iniciativa para regularizar la situación urbanística del edificio ha corrido a cargo de la propia promotora a la que, según el PSOE, le urge resolver la situación antes de ejecutar sentencia.

 

De este modo, el equipo de Gobierno ha puesto su maquinaria a pleno rendimiento para, en solo tres días, aprobar la nueva modificación puntual del PGOU necesaria para intentar arreglar la situación. La documentación estuvo completa esta misma semana, el día 3 de febrero; ese mismo día se emitió informe técnico urbanístico e informe jurídico del director del área de Urbanismo; el día 4 llegó el informe del secretario general; el día 5 se introdujo, fuera del orden del día, en la comisión correspondiente para que pudiera tratarse en el pleno; y en el pleno de este viernes, día 6 de febrero, ha sido aprobado.

 

El concejal del área, Carlos García Carbayo, ha negado la secuencia y que la documentación se presentó antes; la oposición puntualiza que sí se empezó a tramitar el tema antes, en el mes de noviembre, pero que no fue hasta el día 3 de febrero que ha estado toda la documentación completa para que se pudieran emitir los informes. "En tres días no se puede tramitar una modificación puntual del PGOU", ha lamentado Corona, que considera que "si alguien quiere recurrirla, la volverá a ganar".

 

La situación de este edificio es uno más de los fallos urbanísticos que arrastra el equipo de Gobierno. Entre ellos está también el edificio de El Corte Inglés, cuyo documento de base urbanística fue anulado por la justicia a principios de 2014; solo a finales del año pasado el equipo de Gobierno promovió una modificación para intentar devolverlo a la legalidad. Y el del Hotel Corona es también un ejemplo de la tramitación atropellada a la que, en ocasiones, recurre el equipo de Gobierno: los contratos de aceras de finales de diciembre pasado, tramitados en días festivos, o las licencias del McDonalds de la carretera de Madrid, que abrió sin tener permiso alguno tramitado, son claros ejemplos.