El Ayuntamiento se venga de los bomberos por sus protestas

Acto de protesta de los bomberos (Foto:F.Rivas)

CSI-F considera “un castigo y un acto de represalia” la retirada de permisos a 85 bomberos durante el mes de noviembre.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha denunciado la medida adoptada por el Ayuntamiento de Salamanca, consistente en retirar los permisos no solicitados a los 85 bomberos que prestarán sus servicios del 8 de noviembre al 8 de diciembre, para compensar la suspensión de empleo y sueldo durante este período de los 16 efectivos que completan la plantilla.

 

Los bomberos sancionados por protestar por el “despilfarro de dinero” que ha supuesto la construcción de la “torre de fuego” en Salamanca –que contó con un presupuesto de más de un millón de euros- cumplirán su castigo de un mes sin empleo y sueldo durante el mismo período (del 8 de noviembre al 8 de octubre). Para compensar las bajas, el Ayuntamiento de Salamanca ha decidido retirar todos los permisos no solicitados, incluyendo vacaciones, moscosos, horas pendientes y cursos, entre esas fechas, al resto de la plantilla.

 

CSI-F ha calificado esta acción como un “castigo” y una “represalia” hacia todos los bomberos del parque de Salamanca, por haber mostrado su apoyo a los compañeros sancionados a través de escritos y manifestaciones.

 

La Central Sindical ha solicitado a la jefatura del servicio una solución “que no castigue y sancione al resto de bomberos”, a la vez que “no suponga una pérdida de la calidad del servicio”. Así, ha propuesto que los 16 sancionados no cumplan su castigo durante el mismo período, sino que lo hagan de forma escalonada, “teniendo en cuenta que esta sanción puede ser recurrida”, han apuntado desde CSi-F.