El Ayuntamiento se salta todas las normas y permite a McDonald's abrir su nuevo restaurante sin licencias

El nuevo McDonald`s.

El nuevo complejo de la carretera de Madrid está en un terreno que todavía no tiene condición de solar urbanizable, carece de licencia para el 'Gym Club' y tampoco ha pedido licencia de apertura. PSOE e IU denuncian que el Consistorio está al tanto de la situación y no ha actuado para evitarlo.

El Ayuntamiento de Salamanca ha permitido la apertura esta mañana de un nuevo restaurante en la carretera de Madrid, dentro del término de la capital, sin que se hayan cumplimentado todos los trámites y con dejación de funciones. Y lo ha hecho, según denuncian PSOE e IU, siendo totalmente conocedor de la situación y con el consentimiento y colaboración del quinto teniente de alcalde, Carlos García Carbayo.

 

La cadena McDonald's ha abierto esta mañana su cuarto restaurante en la ciudad, promovido por el franquiciado que gestiona los otros tres que ya existían en Salamanca. Una apertura que el Ayuntamiento de Salamanca ha consentido y facilitado a pesar de que no cumple con muchos de los requisitos que sí se exigen a otros establecimientos. El proceso está plagado de incumplimientos sobre la normativa legal, lo que ha permitido acelerar los tiempos y ha derivado en la apertura efectiva del nuevo restaurante esta misma mañana. Una situación que la oposición ha denunciado como un doble rasero.

 

Todo esto se ha producido, según el PSOE, con el total conocimiento del equipo de Gobierno. El pasado miércoles, en la comisión de policía (compente para las licencias de apertura y la inspección de las obras), el grupo socialista se interesó por la situación. El motivo es que dos particulares han denunciado ante Urbanismo y Vivienda y el Servicio de Policía Administrativa que el restaurante y el edificio gimnasio de este complejo se estaban ejecutando sin licencia y exigían que se comprobara y, en su caso, paralizar la obra. Según las fuentes consultadas, no se habría producido actuación alguna de la Policía administrativa. 

 

El quinto teniente de alcalde, Carlos García Carbayo.

 

En la comisión extraordinaria de policía celebrada esta misma mañana, viernes, el concejal socialista Jesús González Rivas ha preguntado sobre esta cuestión y ha asegurado a este medio que ha constatado que ni se ha resuelto el convenio urbanístico necesario para construir ni se han solicitado las preceptivas licencias de apertura. Según González Rivas, el Ayuntamiento es totalmente consciente de que la apertura se ha producido sin licencias y la respuesta del equipo de Gobierno es que se procederá a multar al establecimiento cuando se compruebe, lo que según los socialista demuestra que el Ayuntamiento está dispuesto a dejar correr el asunto y que no se cumplan los plazos establecidos.

 

UN PROCESO PLAGADO DE INCUMPLIMIENTOS

 

El nuevo complejo, compuesto por dos edificios, está asentado en un terreno que todavía no tiene condición de solar, por lo que las obras no deberían siquiera haberse producido, cuando menos estar terminadas. La Junta de Gobierno local aprobó el pasado día 8 de noviembre, a propuesta de García Carballo, un convenio urbanístico para que la parcela en la Vía Helmántica 41-53, en la que se asienta el nuevo restaurante, pudiera acoger la actuación. El acuerdo se publicó el pasado día 29 de noviembre en el Bocyl, pero no es oficial hasta superado el plazo de exposición pública, que se cumple el próximo día 29 de diciembre tras el mes preceptivo.

 

Según fuentes consultadas por este medio, sin haber cerrado la aprobación del convenio en firme no sería posible conceder las licencias ambientales necesarias y que van paralelas a las de obra, imprescindibles para iniciar la construcción del complejo. Además, el convenio implica la segregación en tres parcelas, con el problema de que el aforo que requiere el edificio restaurante deja sin aforo al segundo edificio, el del gimnasio. El proceso de segregación ha contado, también, con el reparo de un arquitecto y un técnico jurídico que coinciden en señalar que se tendría que haber cerrado el convenio urbanístico antes de haber permitido ningún otro trámite posterior. Además, toda licencia concedida es estas condiciones debería ser nula y obligaría a repetir la tramitación.

 

Pese a ello, las obras se han desarrollado con toda normalidad. En junio de 2013, el promotor solicitó la licencia ambiental preceptiva para construir el restaurante. Para concederla se le solicitó documentación adicional y, según las fuentes consultadas, está concedida pero no comunicada. Sin embargo, el complejo ha abierto sus puertas al público sin contar con licencia ni ambiental ni de construcción para el segundo edificio, el 'Ronald Gym Club'; según las fuentes de este medio, esa licencia no está actualmente en trámite.

 

Tampoco se ha procedido a solicitar, según ha comprobado este medio, la preceptiva licencia de apertura. La sola petición hubiera servido como comunicación para la apertura, pero para haber podido hacer la solicitud habría que aportar certificados de obra de los dos edificios y la comprobación de las medidas correctoras solicitadas para el restaurante; como fuera que el 'gym club' no ha pedido licencia ni ambiental ni de construcción, no es posible contar con certificados de final de obra. Pese a ello, desde esta mañana están abiertos ambos recintos.

 

Si la empresa procediera a solicitar hoy la licencia, se empezaría a tramitar a partir del lunes, con lo que el complejo está abierto, a todas luces, sin licencia. Esta situación puede derivar en actuación de la Policía administrativa y en una multa económica. También a un posible cierre de las instalaciones.

 

Este medio se ha puesto en contacto con el empresario que ha promovido, en régimen de franquicia, el nuevo restaurante. Desconocía la situación y alude a que la gestión administrativa es responsabilidad de McDonald's España.