El Ayuntamiento se salta a la primera varios acuerdos del pacto por la vivienda

La portavoz del grupo Ganemos, Virginia Carrera, y la concejala Pilar Moreno.

Ganemos denuncia que la política municipal de vivienda no cumple con el alquiler social y el parque de viviendas y que pone más limitaciones que el plan estatal al acceso a la vivienda de las rentas bajas.

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha denunciado que el Ayuntamiento se está saltando su propio pacto por la vivienda, un acuerdo de todos los grupos que se suponía iba a marcar una nueva política municipal de vivienda, pero que el equipo de Gobierno se ha saltado a la primera. Así lo considera la portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, que ha puesto de manifiesto que el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, "está obviando" algunos de los puntos acordados en este pacto y que "el Ayuntamiento a lo mejor no tiene interés en desarrollar un pacto por la vivienda".

 

En una decisión reciente, se ha aprobado un protocolo de actuación para el Patronato de Vivienda que, según Ganemos, no recoge algunos de los aspectos acordados en el pacto de vivienda. "Habiendo aprobado un pacto de la vivienda, no tienen ningún sentido llevar el tema a una mesa técnica como es el patronato", ha dicho Carrera que lamenta que "a este ayuntamiento se le ha llenado la boca y las páginas de los periódicos con el pacto de la vivienda" para saltárselo a la primera.

 

En concreto, Carrera ha puesto sobre la mesa dos situaciones. En primer lugar, el pacto por la vivienda había incluído medidas de alquiler social y la firma de acuerdos con bancos, particulares y la Sareb para hacer un parque de vivienda para alquiler social. "No hay ni una sola referencia al alquiler social en todo el protocolo aprobado para el Patronato de la Vivienda", ha dicho Carrera mostrando los documentos.

 

En este sentido, Carrera ha recordado que actualmente el patronato está promoviendo la construcción de dos promociones con 12 y 15 viviendas, respectivamente, "sin referencia alguna al alquierl social".

 

 

MÁS LIMITACIONES QUE EL ESTADO

 

Además, y en segundo lugar, ha apuntado fallos en los sistema de rotación de viviendas. Actualmente, y según el plan estatal de vivienda, una parte de la promoción pública de vivienda se tiene que destinar a familias con recursos escasos; en concreto, se marca como referencia aquellas unidades familiares que no tienen ingresos superiores a 1,2 veces el IPREM, unos 820 euros/mes.

 

Sin embargo, en su nuevo protocolo para el patronato de vivienda el Ayuntamiento de Salamanca establece condiciones más restrictivas. Así, marca que esas viviendas están reservadas para familias con ingresos entre 1 y 1,2 veces el IPREM, entre 620 y 820 euros. "El Ayuntamiento no piensa en la gente que tiene dificultades para acceder a la vivienda", ha denunciado Carrera. "Entre 620 y 800 euros hay un porcentaja muy escasos de población y dejamos fuera a gente por debajo que también tiene derechos", ha dicho.

Noticias relacionadas