El Ayuntamiento se piensa la licencia de derribo del Edificio España y plantea conservar la fachada

El Edificio España de Salamanca.

El equipo de Gobierno recula y asume la propuesta del PSOE para estudiar la conservación de la fachada en lugar de permitir el derribo completo.

El Ayuntamiento de Salamanca ha debatido esta manaña la concesión de permiso de derribo y la consiguiente licencia urbanística para el proyecto del Edificio de España, donde sus propietarios quieren hacer viviendas de lujo y garajes. Y aunque parecía que todo estaba listo para conceder los permisos y dar 'luz verde' a la operación, el equipo de Gobierno ha reculado y ha asumido las peticiones del PSOE para intentar conservar la fachada aunque inicialmente no lo había previsto.

 

La comisión de Fomento ha debatido esta mañana la concesión de estas dos licencias que van aparejadas, pero han surgido importantes dudas sobre la decisión. Sobre el papel, no había inconveniente en conceder licencia para el derribo total de uno de los edificios más conocidos de la ciudad y para otorgar también la licencia urbanística para el proyecto de la propiedad: construir 26 viviendas de lujo y 63 garajes en pleno centro de Salamanca. Así lo tenía previsto el equipo de Gobierno, que a la hora de la verdad ha reculado ante la magnitud de una decisión como la de acabar con una fachada emblemática.

 

La construcción actual carece de cualquier tipo de protección artística, pero pasa por ser una estampa muy reconocible de la ciudad. Además, los técnicos han pedido conservar dos de las estatuas que la adornan, aunque no se había contemplado obligar a instalarlas también en la futura fachada. Pero en la comisión informativa de este martes ha pesado la historia del edificio y el equipo de Gobierno no se ha atrevido a convertirlo en escombros sin más.

 

La solución ha venido de los concejales del grupo socialista, Fernando Vegas y Arturo Santos, que han propuesto solicitar un informe técnico y artístico que ponga sobre la mesa una posibilidad: pedir a los propietarios que conserven la fachada. Si el veredicto de los expertos otorga valor a la fachada, se derribaría todo el interior para albergar las nuevas construcciones residenciales, pero quedaría el aspecto exterior de siempre. También se evitaría que el solar estuviera vacío durante meses, una vez se derribara el edificio actual y hasta que se promoviera el nuevo.