El Ayuntamiento se escuda en los posibles nuevos servicios para liberar los precios de La Aldehuela

Reconoce que la empresa que se haga con la finalización de las obras y la posterior explotación podrá fijar precios por encima de las tarfifas municipales porque ofrecerá prestaciones que no están contempladas. El PSOE pide que se regulen.

El pleno de esta mañana ha puesto sobre la mesa el nuevo contrato para concluir las obras de la ciudad deportiva de La Aldehuela y su posterior explotación, un procedimiento que, a pesar de la aprobación unánime con el apoyo del PSOE, ha suscitado el debate sobre los números pasados y futuros de la construcción y sobre la gestión cuando se abra. El grupo socialista ha planteado la amplia diferencia entre lo que se había presupuestado para la obra antes de que se suspendiera y el precio por el que ahora la quiere adjudicar el Ayuntamiento.

 

Tal y como ha evidenciado el concejal socialista Arturo Ferrreras, los términos del contrato son muy dispares. En su día, se licitó una construcción y explotación por 40 años y 84 millones de euros, mientras que ahora será de 10 años y otros cinco de prórroga y un pago total, entre obra y subvención al funcionamiento, de unos 34 millones de euros. El equipo de Gobierno ha explicado que se trata de hacer atractivo el pliego para que concurra alguna empresa y la instalación se pueda abrir cuanto antes. Algo que, según los planes del Ayuntamiento, podría ocurrir en abril de 2015.

 

Sobre las cifras económicas, y según ha desgranado García Carbayo, la inversión será de 11 millones de euros rembolsable en 5 años; durante los cinco primeros años del contrato la subvención a la empresa concesionaria será de 3,8 millones, de 1,2 millones durante los cinco siguientes y de 930.000 euros durante los cinco de la prórroga prevista.

 

La fecha ha despertado las críticas del PSOE por sospechas de electoralista, ya que las municipales se celebran en mayo del año que viene. Para los socialistas, no se trata de que las obras se acaben en un plazo razonable, sino de que la ciudad deportiva ha estado parada dos años desde que se adviritió que la empresa que originalmente se llevó la concesión, Tragsa, no iba a ser capaz de llevar adelante las obras, como así ocurrió finalmente. De hecho, el concejal socialista Ferreras ha lamentado que no se aceptara la propuesta de su grupo que, en enero de 2012, planteó que se rescindiera el contrato y que fuera el Ayuntamiento el que se hiciera cargo tanto de las obras como de la posterior gestión del espacio, propuesta que han reiterado hoy.

 

TARIFAS NO MUNICIPALES

 

No obstante, el PSOE ha criticado que el pliego, además de muy subjetivo, faculta a la futura empresa concesionaria a establecer los precios que estime oportunos, extremo que el equipo de Gobierno solo ha alcanzado a matizar. Según ha asegurado en primera instancia el concejal García Carbayo, es cierto que la empresa podrá fijar los precios que estime oportunos; el motivo esgrimido, que los nuevos equipamientos darán lugar a nuevos servicios no recogidos en la ordenanza municipal de precios por el uso de instalaciones deportivas. Posteriormente, el concejal ha añadido que la empresa podrá fijar precios superiores a los que marca la ordenanza, pero que tendrán que ser aprobados por el Ayuntamiento, a lo cual el PSOE ha respondido que lo lógico era fijar precios por ordenanza de antemano, no esperar a que la empresa proponga.

Noticias relacionadas