El Ayuntamiento se apresta a adjudicar el bus urbano y Globalia confirma el recurso para poder competir

Autobus urbano de Salamanca.

El equipo de Gobierno pretende rematar este viernes los trámites para cerrar el contrato por doce años y 144 millones de euros, al tiempo que el grupo de Hidalgo presenta un recurso porque considera nulo el pliego.

El Ayuntamiento va a aligerar el paso para cerrar el contrato del bus urbano por otros doce años con la actual concesionaria, Salamanca de Transportes. Y lo va a hacer con el último trámite para analizar la única oferta presentada, precisamente la de la empresa que lleva con el contrato cerca de 30 años, y que se verá este viernes. Trámite al que puede seguir su traslado a la mesa de contratación que se ha pasado de su día habitual, el jueves, a este mismo viernes, y con el que se remataría el proceso para que la empresa que ahora presta el servicio renueve por otros 12 años y 144 millones de euros, uno de los contratos más grandes de la legislatura.

 

Según ha dado a conocer en el perfil del contratante de su web, el Ayuntamiento de Salamanca ha convocado para este viernes, a las 10.00 horas, para estudiar la valoración de los técnicos con respecto al sobre número 2 de la única oferta presentada y, en caso de proceder, abrir el sobre número 3. El sobre 2 se abrió el pasado 23 de enero y desde entonces se ha procedido a comprobar que cumple con todos los requisitos administrativos y técnicos.

 

Sin embargo, al tiempo que el Ayuntamiento ultima el proceso para esta adjudicación, el grupo Globalia sigue adelante con su idea de poder presentarse a la licitación. Así, y según han confirmado fuentes del grupo a TRIBUNA de Salamanca, en los próximos días se va a interponer un recurso que lo que pretende es que se anule el pliego de condiciones establecido por el Ayuntamiento de Salamanca para este contrato y que se abra de nuevo el concurso. El motivo es que, según Globalia, y como ha denunciado también el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento, el pliego de condiciones impide la competencia entre empresas e incumple la normativa, además de establecer criterios subjetivos para su adjudicación.

 

Según los servicios jurídicos de Globalia, el Ayuntamiento de Salamanca ha establecido en el pliego de condiciones unos criterios que impiden que se pueda presentar más que la actual concesionaria, que lleva décadas prestando el servicio. Esto contraviene todas las normas y recomendaciones para la contratación pública, como también lo hace el hecho de que se haya establecido una duración del contrato de 12 años, cuando la normativa europea no permite que este tipo de contratos de servicios públicos se prolonguen más allá de los diez años.

 

 

RECURSO SOBRE RECURSO

 

Este fue el motivo por el que Globalia presentó el pasado diciembre un recurso especial ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, órgano que tiene la competencia para dirimir este tipo de disputas de manera rápida. El objetivo era que este decretara la nulidad del pliego y del proceso de contratación, que tendría que repetirse. Este movimiento produjo la paralización del proceso de adjudicación durante varias semanas a finales de 2013. Sin embargo, este tribunal decretó la inadmisión del recurso por considerar que había llegado fuera de plazo. En ningún momento entró en el fondo del asunto, lo que hubiera finalizado el recorrido del recurso por esta vía.

 

Según la normativa, tenía 15 días hábiles para presentar un recurso una vez se hizo pública la licitación; esto ocurrió el 14 de noviembre y, por tanto, descontando domingos y festivos, había hasta el día 3 de diciembre para presentar el recurso. Según Globalia, el escrito de denuncia se envió por correo certificado con fecha del día 2 de diciembre, pero el tribunal considera que la única fecha válida es la de entrada en el organismo, con sede en Zamora; y esto tuvo lugar el día 4 de diciembre. Este fue el motivo de la inadmisión del recurso, y esto es lo que pretende revertir Globalia.

 

Según fuentes de su departamento de relaciones institucionales, se recurre ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León para que dé por buena la fecha de entrega del recurso de Globalia ante el tribunal administrativo y que este, aceptado el recurso especial, entre en el fondo del pliego. Según las tesis del grupo de empresas de Juan José Hidalgo, si entra en la cuestión se puede decretar la nulidad del pliego, con lo que el Ayuntamiento tendría que repetir el concurso.

 

Sin embargo, esta es una lucha legal que se puede alargar bastante en el tiempo. Si se agotan todos los recursos, puede llegar hasta los cinco años, con lo que no sería hasta mediada la próxima legislatura que se resolvería si se llega al último extremo. No obstante, Globalia tiene experiencia reciente con pleitos de este tipo, ya que desde hace siete años mantiene uno parecido con el Ministerio de Fomento por la concesión de las líneas del transporte de viajeros por carretera, un sector tradicionalmente acaparado por empresas que se adjudican los contratos por décadas, algo que contraviene las normas europeas. De momento, Globalia ha conseguido que el ministerio tenga que anular los concursos para renovar las líneas.