El Ayuntamiento retira 388 vehĂ­culos abandonados en la calle

En 2010, Ăşltimo dato disponible, 33 vehĂ­culos se declararon residuos sĂłlidos urbanos y 27 fueron cedidos al Consistorio para su achatarramiento.

El Ayutamiento de Salamanca ha tramitado durante el aĂąo 2010, Ăşltimo dato disponible, un total de 388 expedientes de vehĂ­culos abandonados en la calle, de los que 328 fueron retirados por el titular del vehĂ­culo y los sesenta restantes por la grĂşa municipal.

AsĂ­, esos 328 vehĂ­culos retirados por el titular estaban abandonados pero, tras el requerimiento por parte del Consistorio, procedieron a retirarlo. Se trataba de 272 turismos, 34 furgonetas, ocho camiones y 14 vehĂ­culos de dos ruedas. Por su parte, la grĂşa municipal procediĂł a retirar un total de 33 vehĂ­culos tras ser declarados residuos sĂłlidos. En este caso, se han retirado 27 turismos y seis furgonetas.

Por Ăşltimo, la grĂşa tambiĂŠn ha retirado 27 vehĂ­culos que habĂ­an sido abandonados y el propietario, ademĂĄs, renunciĂł a ĂŠl, por lo que se ceden al Ayuntamiento para su achatarramiento. Los vehĂ­culos afectados por esta medida han sido 24 turismos, dos furgonetas y un ciclomotor.

Y es que la Ordenanza Municipal de TrĂĄfico recoge el procedimiento para estos casos en los que los vehĂ­culos quedan abandonados en la vĂ­a pĂşblica. AsĂ­, esta ordenanza establece que se considera un vehĂ­culo abandonado aquel que lleve mĂĄs de dos meses tras la retirada de la vĂ­a pĂşblica por la autoridad competente y aquellos que estĂŠn estacionados mĂĄs de un mes en el mismo lugar y presenten desperfectos o le falten las placas de matrĂ­cula.

En estos casos, la grĂşa retirarĂĄ los vehĂ­culos cuando presenten desperfectos que les impidan moverse, cuando sea imposible localizar al titular en 48 horas o cuando este no lo retire en dicho plazo. Estos vehĂ­culos se llevarĂĄn al depĂłsito municipal y estarĂĄn a disposiciĂłn del titular.

En caso de abandono, el vehĂ­culo tambiĂŠn puede ser considerado residuo sĂłlido despuĂŠs de que lleve dos meses en el depĂłsito y su propietario no lo retire. No obstante, los titulares de los vehĂ­culos tambiĂŠn voluntariamente renunciar a su vehĂ­culo tras presentar un escrito y la documentaciĂłn correspondiente, aunque deberĂĄ hacerse cargo de los gastos de recogida y transporte.