El Ayuntamiento ratifica el desahucio de tres comerciantes del Mercado Central a pesar del cierre

Un puesto cerrado en el Mercado Central antes del inicio de las obras.

Los tres empresarios afectados perderán la licencia de sus respectivos puestos tras ser sancionados el pasado verano por mantenerlos cerrados, invocando un artículo usado con poca frecuencia. La sanción llega cuando el Mercado Central ya ha cerrado por obras.

El Ayuntamiento de Salamanca ha ratificado el desahucio de tres comerciantes del Mercado Central, que perderán la licencia de los puestos de los que actualmente son titulares. Así se desprende de los edictos publicados en la web municipal y con los que se pone fin de manera casi denitiva a un proceso que arrancó el pasado verano. Los afectados son los titulares de dos puestos de la planta baja (el 45 y el 53) y otro de la planta alta (el 31-32) a los que se notificó a finales de julio la decisión de revocarles la licencia administrativa que les permite explotar los puestos de este mercado, de titularidad municipal.

 

Según los decretos, dos de los titulares fueron notificados el 30 de julio y otro el 2 de septiembre para que procedieran a entregar los puestos. Al no hacerlo ninguno de los tres, se inició el procedimiento para el lanzamiento o desahucio, que se ha notificado con fecha de 9 de enero. El plazo es de cinco días, así que en breve serán privados de la licencia que les permitía explotar estos puestos. La decisión llega cuando el Mercado Central ha cerrado sus puertas para someterse a unas obras de rehabilitación y, por tanto, se ha detenido la actividad de todos los puestos.

 

La decisión, que salió a la luz a principios de julio, sorprendió tanto a los titulares como a la asociación que gestiona el Mercado Central ya que nunca antes se había procedido a expulsar a comerciantes que eran titulares de puestos por el hecho de tenerlos cerrados. Son muchos los puestos que permanecen cerrados un tiempo porque los titulares están negociando su traspaso o por cese de la actividad. A pesar de ello, el Ayuntamiento decidió iniciar expedientes de expulsión invocando un artículo del reglamento que le faculta para sancionar a quienes tengan cerrado su puesto más de un mes, a pesar de que eran numerosos los casos de puestos cerrados; y de que una veintena están en esta misma situación, pero en manos de la asociación de comerciantes, sin que pierda las licencias.

Noticias relacionadas