El Ayuntamiento propone a la constructora San José las obras de La Aldehuela

Imagen de las estructuras del velódromo y la pista cubierta, las dos grandes instalaciones de la ciudad deportiva (Foto: I. C.)

Las instalaciones se abrirán en tres fases con el objetivo de que los ciudadanos puedan disfrutar este mismo verano de los campos de rugby, de fútbol de hierba artificial y de las 8 pistas de pádel y 4 de tenis.

El Ayuntamiento de Salamanca ha propuesto hoy, en su Mesa de Contratación, adjudicar el proyecto de ampliación y reforma de la Ciudad Deportiva de La Aldehuela a la empresa Constructora San José para poder retomar las obras de forma inmediata.

 

Con esta actuación, que es prácticamente igual a la prevista inicialmente, la Ciudad Deportiva de la Aldehuela se convertirá en la zona mayor y más importante de la ciudad para la práctica del deporte y el ocio pensada para todos los públicos y edades.

 

El recinto dispondrá de la primera pista cubierta de atletismo de Castilla y León con aforo para 2.035 espectadores, que permitirá la celebración de pruebas nacionales e internacionales. Estará dotada de una cuerda de 200 metros, seis calles y otras ocho en su interior para carreras de velocidad, además de los pasillos para saltos de longitud y triple y espacios para saltos de altura y pértiga, así como lanzamiento de peso.

 

Estará equipado de un velódromo con una cuerda de 250 metros y calles de siete metros. Su espacio interior se aprovechará como zona de patinaje.

 

Contará también con tres campos de fútbol de hierba artificial, ocho pistas de pádel (cuatro cubiertas y cuatro descubiertas), cuatro canchas de tenis y una pista de squash.

 

Está prevista, además, la construcción de un campo de lanzamientos de atletismo, un campo de tiro con arco, un campo de minigolf y una pista de radiocontrol.

 

La Ciudad Deportiva de La Aldehuela dispondrá, asimismo, de frontones, pistas polideportivas, una zona de skate, un rocódromo y un circuito biosaludable.

 

Todo el complejo deportivo mejorará su iluminación y el pavimento de los paseos será reformado integralmente.

 

APERTURA EN TRES FASES

 

Para que los ciudadanos puedan comenzar a disfrutar de las instalaciones este mismo verano, el recinto se abrirá en tres fases, según se vayan terminando las obras.

 

La primera fase, que deberá estar finalizada en dos meses desde que se retomen los trabajos, incluye los campos de rugby, de fútbol de hierba artificial y de las 8 pistas de pádel y 4 de tenis.

 

En cinco meses desde que se inicien las obras se abrirán dos nuevos campos de fútbol de hierba artificial, una pista polideportiva, un campo de lanzamientos de atletismo, un campo de tiro con arco, dos frontones, un rocódromo, una pista de squash, una zona de skate, un minigolf y un área de radiocontrol.

 

Y la tercera fase, que deberá estar concluida en un plazo de diez meses, permitirá la apertura de la pista cubierta de atletismo y el velódromo.

 

El coste de esta instalación para el Ayuntamiento será un 65% inferior respecto al antiguo contrato que rescindió por la paralización de las obras debida a la situación económica de la empresa adjudicataria.

 

La concesión se reduce ahora a diez años prorrogable a otros cinco más y su coste máximo es de 28,7 millones de euros durante estos 15 años. Este dinero sí que estará en función de déficit de explotación, por lo que el canon podrá ser menor. 

 

Sin embargo, como ya adelantó TRIBUNA, la fórmula escogida deja para la empresa privada la construcción y para las arcas públicas el mantenimiento porque, aunque en teoría la adjudicataria asume la gestión, la realidad es que su funcionamiento arroja un déficit anual y que para sustentar su funcionamiento tendrá que ser subvencionada por el Ayuntamiento.

 

Según los datos del proyecto presentado por el Ayuntamiento de Salamanca, la explotación del complejo va a arrojar un déficit anual de 3,8 millones de euros. Es el resultado de su importante coste, más de 4 millones de euros al año, que incluyen los gastos fijos de funcionamiento (320.000 euros en personal, por ejemplo), pero también una importante parte de subvenciones para amortizar la inversión que hace la adjudicataria, la renovación de instalaciones y los gastos financieros. Entre estas tres partidas, suman 2,9 millones de euros de esos cuatro que se calcula va a costar cada año la instalación.