El Ayuntamiento pide "paciencia" a los detractores de la Feria de Día y hará más controles

El concejal Julio López y el presidente de los hosteleros, Alain Saldaña.

El concejal Julio López niega 'manga ancha' a la ocupación de la vía pública a partir de la reducción del número de casetas e incide en un mayor control de calidad, horarios, limpieza o ruidos.

El concejal de turismo y cultura, Julio López, ha pedido hoy "paciencia" a todos aquellos vecinos que sufren las incomodidades de tener una zona de casetas cerca y ha anunciado más controles para vigilar calidad, horarios o limpieza, aunque con las limitaciones propias de la Policía Local que debe atender otras tareas.

 

"Pedimos paciencia a todos los que no les gusta que esta actividad esté en su calle", ha dicho el concejal durante la presentación, al tiempo que hacía hincapié en un intento de mayor control de las cuestiones que más molestan, como son horarios o suciedad, y en los que siempre se hacen intentos para limitar las molestias, como limitando horario y música. No obstante, ha anunciado que "se harán más inspecciones y que es más fácil hacerlos con menos casetas"; estos controles los llevarán a cabo la Policía Local (siempre sin desatender otras tareas), la propia asociación de hostelería o la empresa que certifica los controles sanitarios y de calidad.

 

Para López, la "reducción paulatina del número de casetas" (quince menos este año y desaparición de tres zonas) es positiva para la Feria de Día porque "reduciendo el número de casetas es más fácil ejercer un control para garantizar que se cumplen los requisitos de calidad". Con todo, ha insistido en que se va hacia una reducción del número de casetas y ha explicado que "si el Ayuntamiento respondiera al 100% de las peticiones que tenemos y diera magan ancha a la ocupación de la vía pública tendríamos una feria con 150 casetas".