El Ayuntamiento paga 126.000 euros por repostar cuando puede hacerlo en la gasolinera de Zaldesa

El consistorio rechazó repostar en la gasolinera del centro de transportes, donde tiene participación, y concedió el contrato a una empresa privada.

El Ayuntamiento de Salamanca gasta cada año una importante cantidad en el suministro de carburantes de su parque móvil cuando tiene a su disposición una gasolinera en la que tiene participación, la del centro de transportes, una iniciativa directa del consitorio. Sin embargo, los 126.000 euros anuales en esta partida van para una empresa privada por la que se optó en lugar de llegar a un acuerdo con la empresa que gestiona el centro de transportes y su estación de repostaje.

 

En octubre de 2015, el Ayuntamiento concedió el contrato de suministro de carburantes para su parque móvil y de maquinaria a la empresa Bioenergy Barbero. Al proceso se presentaron sólo tres empresas, y la adjudicataria ofreció entre un 5 y un 6% de descuento sobre el precio oficial para ganar el concurso. En total, algo más de 126.000 euros para que reposten los vehículos municipales.

 

Sin embargo, el consistorio rechazó la posibilidad de hacer este gasto en una estación de combustible en la que tiene participación, la del centro de transportes. En ella se puede repostar gasóleo, el combustible que utilizan fundamentalmente los vehículos municipales que requieren de suministro. A finales de la pasada legislatura, el equipo de Gobierno se puso en contacto con responsables de Zaldesa para estudiar la posibilidad de trasladar el repostaje del parque móvil municipal a la gasolinera del centro de transportes, pero finalmente no hubo acuerdo.

 

Según las fuentes consultadas, al Ayuntamiento no le encajaba el método de pago. En el centro de transportes la norma es girar al cabo del mes el importe de los repostajes del mes anterior; además, hay que estar asociado y se requiere un aval, aunque eso no sería un problema. A cambio de ello, se obtiene un precio competitivo y por debajo del de mercado.