El Ayuntamiento obvia la anulación del contrato del bus y rechaza las crecientes críticas a esta adjudicación

Considera que no haber publicado en un boletín europeo de licitaciones es un defecto de forma y rechaza todas las dudas sobre el pliego de condiciones, muy criticado desde que se puso en marcha.

El equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Salamanca ha hecho su particular lectura de la sentencia que pone en entredicho el mayor contrato municipal, el del bus urbano. Una lectura en la que directamente obvia el contenido fundamental y de la que, por contra, destaca aquello que refuerza sus argumentos a favor de un pliego de condiciones perseguido por la polémica y en duda desde que se inició la adjudicación a principios de 2014.

 

La resolución del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León concluye que el contrato es nulo por no haber cumplido todos los requisitos en cuanto a publicidad; no se publicó en un boletín comunitario a nivel europeo, incumpliendo el mandato de favorecer la mayor concurrencia de empresas a competir por el contrato. Un detalle importante porque sólo presentó oferta una empresa, Salamanca de Transportes, la misma que lo tenía hasta la renovación en 2014 y la que lo ha mantenido.

 

Para el Ayuntamiento, eso es sólo una cuestión formal, que no fue alegada por la empresa recurrente y de la que el Tribunal no dio audiencia al Ayuntamiento. Es cierto que Globalia, la empresa que recurrió en su día la adjudicación, no ponía el acento en este aspecto, pero el caso es que ha sido suficiente como para que este tribunal que resuelve los conflictos contractuales de la administración haya decidido declarar nula la adjudicación.

 

Por contra, el Ayuntamiento incide en que la resolución considera que los criterios de solvencia, de adjudicación y la duración del contrato son los correctos. Sin embargo, son los que más dudas suscitaron en su día y los que originan las críticas unánimes de la oposición. El PSOE, único grupo de la oposición en el momento de la licitación, ya los rechazó de plano por ser restrictivos: el nivel de detalle de los requisitos hacía que sólo una empresa, la que tiene el contrato, pudiera cumplir. Llegaba al punto de pedirse experiencia en una ciudad del tamaño de Salamanca, con el mismo número de autobuses de gas que los que tenía Salamanca de Transportes o el mismo tipo de servicio.

 

También había muchas dudas sobre la duración, ya que el límite legal según Globalia es de diez años y se ha adjudicado por doce. Y sobre la solvencia, choca que un grupo que factura 3.200 millones de euros y se dedica al transporte de viajeros por carretera desde sus inicios no pueda cumplir los criterios exigidos.

 

Esto mismo es lo que ha expresado el presidente de la comisión de Contratacion, Fernando Castaño (C's), que ha tenido sus críticas por ello. "El Grupo Municipal Popular rechaza las declaraciones realizadas por un concejal del Grupo Ciudadanos cuestionando y calificando de imperfectos unos pliegos de contratación que el propio Tribunal avala y valida en su resolución. Del mismo modo muestra su sorpresa por el hecho de que el argumento utilizado para cuestionar la actuación municipal sea que una determinada empresa no haya podido presentarse a la licitación del contrato", dice un comunicado del PP, que ha decidido tomar el puesto del equipo de Gobierno para hacer valoraciones sobre la sentencia.

 

 

ADELANTA EL RECURSO

 

Este martes los grupos de la oposición han impedido que el Ayuntamiento recurriera sin más esta resolución, sin consultar con los servicios jurídicos. En el seno de la comisión de Contratación, el grupo popular no ha parecido poner pegas, pero la nota que han enviado después ha sido muy diferente. Según su comunicado, la asesoría Jurídica municipal propone, por este motivo, al Ayuntamiento que interponga un recurso contencioso-administrativo ante la indefensión causada.

 

De nuevo, el grupo municipal popular toma la palabra por el equipo de Gobierno y, lo curioso es que ahora da a conocer la opinión de los servicios jurídicos cuando el resto de grupos está a la espera de conocer los argumentos y la postura que recomiendan los técnicos.

Noticias relacionadas