El Ayuntamiento obliga a pasar por Aesco para conseguir la rebaja de una tasa municipal

El presidente de Aesco, Benjamín Crespo, y su secretario general, Emilio Checa, en una reunión anterior en el Parador.

El equipo de Gobierno empuja a los comerciantes a hacer a través de esta asociación lo que es un trámite municipal. La única manera de obtener la exención de la tasa es solicitarlo a través de Aesco.

El Ayuntamiento de Salamanca ha puesto en manos de una asociación privada la gestión de una exención en una tasa municipal, la que se paga por poner elementos decorativos en la calle, de tal modo que la única manera de solicitar la rebaja del impuesto es mandar un correo electrónico a la dirección particular de esta asociación. La entidad en cuestión es Aesco, la asociación de comercio cuyos traspiés judiciales han sido noticia en las últimas semanas. Sin embargo, parece que las condenas por amenazas y el archivo de sus falsas acusaciones contra la patronal Confaes y Adventia no son motivo para que el Ayuntamiento no ponga en sus manos lo que es una gestión pública.

 

Según una nota del Ayuntamiento de Salamanca, los comercios de la ciudad no tendrán que pagar la tasa municipal por instalación de elementos decorativos en la calle durante la Semana Santa, desde el Domingo de Ramos hasta el próximo día 27. El problema es que, según la nota del Ayuntamiento, el único requisito para los establecimientos es enviar que enviar su demanda a la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco), desde donde se centralizarán las peticiones. La nota municipal incluye la dirección de correo electrónico de la asociación.

 

La ordenanza fiscal que regula estas situaciones no contempla en su articulado situaciones en las que sea posible aplicar exenciones ni bonificaciones a la tasa. Esta exención decretada por el equipo de Gobierno no ha pasado por comisión informativa de Hacienda y tampoco se ha informado sobre ella en comercio o en policía administrativa.

 

 

De este modo, el equipo de Gobierno pone en manos de una asociación privada lo que es la gestión de una tasa pública, la que grava la instalación en la vía pública de grandes carteles o monolitos publicitarios. Actualmente, y según la ordenanza fiscal, este tipo de elementos pagarían 1,43 euros/día por cada metro cuadrado que ocupen ya sea en el suelo o en vuelo, como carteles en fachadas. 

 

En 2014 fue objeto de una importante polémica por el denominado 'tasazo'. Entonces, el equipo de Gobierno presentó una propuesta para devengar una tasa mínima de 500 euros a todo cartel que ocupara la vía pública. La tasa de utilización y ocupación privada del suelo, subsuelo y vuelo de la vía pública, que así se llamaba, salió a la luz aunque se consiguió parar el efecto que iba a tener para el comercio. Precisamente fue entonces Aesco la que se opuso a esta tasa que ahora se ha prestado a gestionar.