El Ayuntamiento no cumple la estabilidad presupuestaria por La Aldehuela y el edificio de Íscar Peyra

Pista de tiro con arco, con su cubierta.

La liquidación del presupuesto evidencia una desviación de siete millones por el pago a última hora de las obras de La Aldehuela y el cambio de condiciones en el edificio de servicios municipales.

El equipo de Gobierno ha dado a conocer esta mañana los datos de la gestión económica del Ayuntamiento de Salamanca. En el habitual tono triunfalista, destaca la reducción de la deuda, a la que ha dedicado 40 millones de euros que han salido de los bolsillos de los contribuyentes a costa de las inversiones y de la subida de impuestos; y el superávit, este año reducido a 2,5 millones de euros. Sin embargo, no se anuncia con tanta alegría que se ha saltado los preceptos de la estabilidad presupuestaria que marca el ministerio de Montoro. Y que ha sido por las erróneas decisiones tomadas en dos cuestiones municipales.

 

De la liquidación del presupuesto municipal se desprende un incumplimiento “más formal que real”, según señala el interventor municipal, de la estabilidad presupuestaria en 7 millones de euros. La desviación ya se atisbaba con un indicio irrefutable: la oferta de empleo, pírrica, con sólo 14 plazas, y que se debe a este incumplimiento porque Hacienda no da libertad para contratar a aquellos ayuntamientos que no cumplen.

 

Este incumplimiento deriva de los ajustes que hubo que hacer a última hora en el presupuesto de 2015 y motivados de la ejecución de las obras de la Ciudad Deportiva de la Aldehuela. Las constantes demoras en las obras y un cambio de última hora en el proyecto para poder terminarlo obligaron a pagar con el año casi cumplido los cinco primeros millones de euros de la factura de la reforma. A ello hay que añadir el arrendamiento con opción de compra de los edificios de Íscar Peyra y Plaza de la Libertad que albergan dependencias municipales; el equipo de Gobierno también ha cambiado las condiciones de alquiler con un incremento del coste, por un millón de euros al año hasta 2025.