El Ayuntamiento invertirá en las nuevas piscinas 1.300.000 euros

Proyecto. Contempla la construcción de dos vasos de baño, uno para niños, cafetería, aseos, parque infantil, accesos y aparcamiento. Ejecución. Se espera que esté en funcionamiento el próximo verano
MIGUEL CORRAL

El Ayuntamiento de Sardón de los Frailes sacó ayer a concurso público las obras del Centro Recreativo Municipal, proyecto que parte de un presupuesto base de licitación de 1.298.405 euros y que consiste en la construcción de dos piscinas dotadas de cafetería, aseos, duchas, un parque infantil y accesos con aparcamiento.

Después del intento vano de hace unos años de dotar a los 100 habitantes de esta localidad de piscinas, el nuevo alcalde, Belisario del Arco, retoma el proyecto y saca a concurso público estas obras que tendrán un periodo de ejecución de 10 meses. El nuevo estudio aúna en uno solo los cuatro proyectos encargados con anterioridad por su amigo y hasta hace tres años alcalde, Ángel García, “ahora es concejal por motivos de salud”.

El nuevo estudio se asienta sobre la construcción inicial del vaso del proyecto original iniciado varias legislaturas atrás, y que el Ayuntamiento hubo de abandonar porque carecía de suficiente abastecimiento, un problema que se solventó con la entrada en funcionamiento de Cabeza de Horno.

Una de las cosas más llamativas del nuevo proyecto es que el actual vaso será forrado de una lámina de acero inoxidable para poder aprovechar esta infraestructura que se ha deteriorado con el tiempo y el desuso. El coste de esta actuación supondrá unos 100.000 euros, “menos que si tuviéramos que levantar todo el alicatado para colocarlo de nuevo, porque colocar otro encima con soleras de cemento y demás, reduciría las dimensiones mucho y ya hay quien dice que es poco profundo”. El coste en principio pudiera parecer muy elevado para unas piscinas convencionales, pero como casi todo en Sardón, no se trata de una piscina convencional.

Además de la singularidad que entraña un vaso de acero inoxidable de 25 x 12,5 metros, el nuevo espacio contará con un nuevo vaso de baño para los niños, así como un pequeño parque recreativo en el centro del solar, situado a la trasera del frontón y ubicado en la misma parcela.

Otra de las actuaciones importantes será la construcción de una cafetería con todos los servicios, dependencia ésta que se llevará unos 250.000 euros del presupuesto, aunque el coste más elevado de esta obra se lo lleva la urbanización.

El pavimento de una calle con una zona de aparcamientos se estima en cerca de los 350.000 euros, lo cual no deja de significar la magnitud de esta actuación. Junto a los baños, aseos y vestuarios, el proyecto se completa con la zona de depuración y maquinaria.

Financiación municipal
Con todo esto muchos se preguntarán cómo un pueblo de menos de 100 habitantes puede acometer una obra de esta envergadura y costeándola íntegramente el Ayuntamiento. Para Belisario del Arco la respuesta es sencilla, “por supuesto que un proyecto de esta naturaleza no lo acometeríamos si tuviéramos que empeñar el Ayuntamiento, podemos hacerlo gracias a los ingresos que percibimos por quedarnos sin medio término municipal cuando se construyó la presa de Almendra”, obra que supuso 1.500 hectáreas anegadas de agua y por las que hace 50 años sus vecinos recibieron 17.000.000 de pesetas.

En cuanto a las previsiones de su ejecución, el alcalde sostiene que “nuestra intención es que esté hecha para el próximo verano, pero ya se verá”. El objetivo que se han impuesto desde el Ayuntamiento “es que el pueblo sea atractivo para los que vivimos aquí y para los que nos visiten”, pues cabe señalar que varios de los municipios cercanos carecen de esta infraestructura, pues “las más cercanas serían las de las localidades de Cibanal de Sayago (Zamora) o Villarino e los Aires”, a más de 30 kilómetros.