El Ayuntamiento instala una cámara para multar a los conductores que se salten los semáforos en Canalejas

Por el momento se desconoce si se implantará de modo definitivo o se desestimará esta opción ya que está en pruebas

El Ayuntamiento de Salamanca continúa con su lucha contra los excesos de algunos conductores en la capital charra y para ello está llevando a cabo una serie de medidas que aún no sabe si se implantarán de manera definitiva.

Una de ellas es la colocación de una cámara de video situada en uno de los semáforos del paseo de Canalejas, cerca de la calle Álava, lugar con mucho tránsito por la presencia del colegio Padre Manjón, con el objeto de grabar e identificar a los conductores que se salten los semáforos en rojo. Por el momento es una medida preventiva y de prueba, que no sancionadora, y según fuentes consultadas por TRIBUNA, aún no se sanciona a nadie y no se han fijado plazos para su implantación definitiva en caso de que así sea.

No hay que olvidar tampoco que desde el ayuntamiento se ha limitado a 30 kilómetros por hora la velocidad en el paseo de Rector Esperabé y ocasionalmente ubica radares móviles o coches de la Policía con el objeto de ‘cazar’ a algún imprudente o simplemente disuadir a los que les guste la velocidad aunque no sea para efectuar una sanción.

La ‘alarma’ saltó debido al movimiento de un correo electrónica alertando de la inminente implantación de una cámara sancionadora y un radar, que el Ayuntamiento ha desmentido, al menos por el momento.

El correo electrónico es el siguiente:

“Mañana (por hoy) a las diez de la mañana se instalará y será operativo inmediatamente un radar para controlar el semáforo que la gente se salta en rojo, a la altura de la calle Álava, colegio Padre Manjón en dirección al edificio de la Seguridad Social, Paseo Canalejas. Si te saltas el semáforo en ámbar estás poco…, en rojo, la has cagado”.
El e-mail prosigue: “REPITO, OPERATIVO DESDE MAÑANA A PARTIR DE LAS DIEZ QUE LO MONTAN, LO MONTAN EN UN FAROLA, CREO”. Además, concluye: “El segundo ya está operativo en la zona de la Casa Lis , donde estaba antes el rastro, con el límite de 30, ojo, 30 kilómetros por hora”.