El Ayuntamiento instala las nuevas cámaras sin pedir permiso a Patrimonio

Cámara en la calle Palominos.

Considera que no hace falta autorización para ponerlas aunque muchas irán en el casco histórico. El PSOE se dirigirá a la Comisión de Patrimonio para que se pronuncie y critica que se siga llenando la zona antigua de cámaras.

El Ayuntamiento de Salamanca no ha solicitado a la Comisión de Patrimonio autorización para instalar las nuevas cámaras de lectura de matrículas, que servirán para controlar y multar el acceso de vehículos a las zonas peatonales y al casco histórico; las primeras están instaladas ya en la calle Toro y Palominos. Así lo ha dado a conocer en una comisión municipal, donde la oposición ha mostrado su rechazo a la medida no solo por el importante coste que tiene (230.000 euros) y por su objetivo recaudatorio, sino por el incumplimiento de la normativa que rige para actuar en una zona patrimonialmente protegida como el casco antiguo de Salamanca.

 

Según ha explicado el equipo de Gobierno considera que no hay que pedir autorización porque las cámaras no tienen un impacto visual y porque su cableado y soportes aprovechan otras instalaciones. Sin embargo, sí que son visibles y hay que recordar que, en otros casos, como las cámaras de vigilancia contra los actos vandálicos, sí se contó con la determinación de la comisión patrimonial. Por este motivo, el PSOE va a exigir que se cuente con el pronunciamiento de la comisión, y si el equipo de Gobierno no lo requiere, el grupo socialista se dirigirá a la propia comisión para que actúe.

 

Hoy mismo, la comisión municipal de patrimonio del Ayuntamiento tendrá oportunidad de tratar sobre este tema, ya que el PSOE tiene intención de preguntar sobre ello. El motivo es la disconformidad del grupo de la oposición con la política respecto al casco histórico. Desde las filas socialistas lamentan que las comisiones municipales vean cada semana casos en los que se obliga a cambiar unas ventanas a vecinos y a pedir permisos de patrimonio para hacer obras por estar sus casas en el casco histórico y que ahora el Ayuntamiento pretenda no someterse a este procedimiento.

 

Además, desde el PSOE consideran que se ha llegado al límite de dispositivos de vigilancia en el casco histórico y zonas con patrimonio protegido, donde proliferan las cámaras ya sean de vigilancia contra las gamberradas, de seguridad, de acceso a las calles de circulación restringida y, ahora, para el control de matrículas.

Noticias relacionadas