El Ayuntamiento hizo arreglos en la 'torre de fuego' poco más de un año después de ponerla en servicio

El equipo de Gobierno reconoce una actuación en agosto de 2013 para reparar deficiencias, cuando el nuevo equipamiento para los simulacros estuvo en pruebas hasta julio de 2012. Se suma a la revisión que pasará próximamente a solicitud de los bomberos.

El Ayuntamiento de Salamanca ha reconocido que el pasado mes de agosto se llevó a cabo una actuación para corregir las deficiencias detectadas en la denominada 'torre de fuego', la instalación que se montó en la torre de entrenamiento del parque de Bomberos de la capital. Y que próximamente se llevará a cabo otra adicional para llevar a cabo una revisión y atender las sugerencias de los miembros del servicio de extinción. Dos revisiones que se han producido en los poco más de 18 meses que lleva operativo el sistema y que responden a las denuncias presentadas por los propios bomberos sobre las deficiencias de la instalación.

 

El concejal Fernando Rodríguez ha desvelado en el pleno de este viernes algunos detalles del funcionamiento de la 'torre de fuego', como parte de una contestación una pregunta planteada por el grupo municipal socialista sobre la polémica inversión en un pleno anterior. El concejal ha negado en todo momento los términos de la cuestión planteada por su homólogo socialista Arturo Ferreras, y ha dado a entender que las dudas del PSOE y de los propios bomberos sobre la idoneidad de esta inversión están basadas en inexactitudes.

 

Así, en su intervención, Rodríguez ha situado en diciembre de 2011 la fecha en la que estuvo disponible la denominada 'torre de fuego', un equipamiento para el entrenamiento de situaciones reales de extincion compuesto por una serie de elementos que se instalaron en la construcción ya existente de la torre del parque de Bomberos, inaugurado en 1995. 

 

La torre se acondicionó con este nuevo equipamiento merced a un acuerdo entre el Ayuntamiento presidido entonces por Julián Lanzarote y la Consejería de Interior y Justicia de la Junta de Castilla y León, comandada por el ahora alcalde y entonces consejero, Alfonso Fernández Mañueco. Según el concejal Rodríguez, la instalación se terminó en diciembre de 2011, realmente la fecha tope prevista en el convenio, que incluía una subvención de más de 626.000 euros de la Junta.

 

 

DOCE MESES DE USO HASTA LA PRIMERA REVISIÓN

 

Según ha explicado Fernando Rodríguez, hasta julio de 2012 se procede a la formación de 25 agentes para que puedan manejar la instalación, que se comanda desde un panel de control para utilizar sus diferentes elementos. A raíz de este período de formación, los bomberos del parque detectan una serie importante de deficiencias y las plasman en un informe que fue objeto de una información pormenorizada por parte de TRIBUNA de Salamanca.

 

Ya entonces se ponía de manifiesto que la inversión de más de un millón de euros auspiciada por Fernández Mañueco se había deteriorado con gran rapidez, porque no había pasado un año desde que terminara de instalarse el nuevo equipamiento en la antigua torre y pocos meses desde que empezara a usarse en período de formación por parte de los bomberos de Salamanca. 

 

Después, el equipamiento empieza a usarse para los entrenamientos de cuerpos de Bomberos de varias provincias de Castilla y León, a pesar de que muchos de los agentes de extinción de Salamanca consideran que el principal defecto de esta millonaria inversión es que realmente no sirve para entrenar situaciones de fuego real porque, por ejemplo, el comportamiento del humo generado artificialmente es totalmente contrario al habitual: cae al suelo en vez de ir hacia arriba.

 

Sin embargo, ya en agosto de 2013, según ha reconocido el equipo de Gobierno, necesitó una actuación para corregir las deficiencias detectadas. Es poco más de un año después del inicio de su uso para el entrenamiento de manera intensiva. Y a pesar de que, según el Ayuntamiento, durante 2012 se elabora una auditoría para comprobar que la instalación contaba con lo previsto, con el resultado de coincidencia total según el equipo de Gobierno.

 

Pero no es la única vez que la instalación ha tenido que pasar por una revisión. Según el equipo de Gobierno, en próximas fechas se llevará a cabo una nueva revisión para subsanar algunas cuestiones y a sugerencia de los propios bomberos.