El Ayuntamiento gasta otros 40.000 euros en la caótica red de comunicación de la Policía Local

(Fotos: Chema Díez)

Contratará a una empresa para averiguar los problemas de un sistema que se contrató hace ocho años por 1,4 millones de euros y que no ha funcionado bien nunca. 

El pleno del Ayuntamiento de Salamaca, último antes de las elecciones, ha servido para que el grupo socialista haya vuelto a poner en evidencia uno de los fiascos de la legislatura: la red de comunicación de la Policía Local. Pasados los cuatro años de su gobierno, el equipo de Fernández Mañueco no ha sido capaz de enderezar uno de los grandes fiascos de los últimos años, un contrato millonario para implantar un sistema de comunicaciones que no ha funcionado nunca desde que se contrató hace ocho años.

 

La última decisión del equipo de Gobierno es contratar a una empresa para averiguar los problemas de funcionamiento; la propuesta ha ido a mesa de contratación esta misma semana para hacer un contrato de unos 40.000 euros, coste que se añadiría a lo gastado hasta ahora en intentar hacer funcionar un sistema que ha supuesto un coste importante para las arcas municipales. El objetivo es que la empresa contratada establezca cuál es el mejor sistema y cómo hacerlo funcionar, algo que llega después de haber gastado una ingente cantidad.

 

El contrato de la red de comunicaciones de la Policía Local data de 2007, cuando se adjudicó a la empresa Emurtel S.A. por 1,4 millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento de Salamanca desembolsó cerca de 1,1 millones en los aparatos en sí; el resto iba para formación del personal en el uso del sistema. Sin embargo, desde el primer momento se puso de manifiesto que el sistema no funcionaba y provocó numerosos problemas.

 

El actual equipo de Gobierno no ha sido capaz de enderezar la situación. De hecho, en los cuatro años de su mandato la situación no ha mejorado, y como prueba está que ahora se va a gastar más dinero en averiguar cuáles son los problemas. Ya antes se recurrió a comprar nuevos transmisores y también se han gastado más de 100.000 euros en contratos de mantemiento. Además, el equipo de Gobierno lleva cerca de un año preparando una denuncia para reclamar el dinero a la empresa concesionaria, pero todavía no está lista.