El Ayuntamiento eleva el umbral de sueldo de los gerentes de sus fundaciones y fuerza el control del de la Casa Lis

Pleno en el Ayuntamiento (Foto:F.Rivas)

El PP impone su decisión de fiscalizar órganos de dirección y sueldos de seis entidades en las que participa; el tope de salario se sitúa en 84.000 euros brutos en algunos casos, aunque no se tocará este año. Incluye el control de la fundación de la Casa Lis, pero no el Museo de Automoción.

La aplicación de la ley sobre ajustes en la administración fue protagonista este jueves en el pleno adelantado del Ayuntamiento de Salamanca. El motivo, la llegada al debate de un dictamen de la comisión de Hacienda en el que se establecía las entidades que, como dependientes del Ayuntamiento de Salamanca, tendrían que someterse a las limitaciones en número de integrantes de sus órganos de gobierno y de sueldo de sus altos directivos que propugna la normativa del ministro Montoro.

 

Esta ley, que persigue acabar con la proliferación de costosas fundaciones de origen público,  donde muchos partidos han colocado a sus afines y que gozan de un control menor de sus actividades que en las propias administraciones que las impulsan, obliga a identificar cuáles son las fundaciones dependientes. Y a aplicarles una serie de cortapisas en cuanto a número de cargos de los consejos de dirección y sueldos de los gerentes.

 

Sin embargo, la realidad es que las cifras marcadas en materia de retribuciones no merecen el calificativo de cortapisa. Y esta es la decisión que ha tomado el equipo de Gobierno, que se negó a retirar el informe como le pidió el PSOE para volver a estudiarlo y sacó adelante con sus votos la aprobación.

 

Según el informe presentado al pleno, serán seis las entidades o fundaciones que tendrán que someterse a estos límites al considerarse dependientes del Ayuntamiento de Salamanca. En tres de ellas (Patronato de la Vivienda, Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y MercaSalamanca), el sueldo máximo que podrán cobrar sus respectivos gerentes será de 60.000 euros brutos, a los que se podrán sumar sendos complementos de puesto y variable de un 20% de las retribuciones básicas; en total, 84.000 euros brutos anuales de tope. En otras tres (Fundación Ramos Andrade, OAGER y Sociedad de Turismo), el tope es de 55.000 euros más los dos complementos del 20%, en total, 77.000 euros brutos. 

 

Este tope es el umbral máximo que se podrá aplicar en el futuro, y confirma dos cosas. La primera, como se apresuró a anunciar el equipo de Gobierno en el pleno, que este año no variará el sueldo, aunque nada se dice de 2015. Y la segunda, que no habrá bajadas de sueldo que se han aplicado en algunas administraciones, porque no se establece un umbral fácil de superar; según fuentes consultadas, las retribuciones de los afectados no están por encima de este tope en ningún caso, con lo que no habrá ajuste de retribuciones a la baja.

 

A pesar de las diferencias notables en su situación, todas van a regirse por la misma tabla de sueldos para sus directivos, aunque la situación de apreturas económicas o dependencia presupuestaria no es la misma en todos los casos. El Patronato Municipal de Vivienda y Urbanismo se clasifica entre las tres cuyos directivos pueden llegar a cobrar sueldos más altos, ya que su volumen de actividad supera los 4 millones de euros (7,8 se declara). Sin embargo, MercaSalamanca precisa de constantes aportaciones por parte del Ayuntamiento de Salamanca, a pesar de lo cual ha sido clasificada entre las tres donde el sueldo directivo puede ser más elevado porque el Ayuntamiento aduce que no recibe subvención pública. También la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, por superar los cuatro millones y por su financiación al 90% pública

 

En el grupo inferior de sueldo directivo, Turismo, Comercio y Promoción de Salamanca, que ejecuta las políticas municipales en este área y financiada al 70% con fondos públicos; el OAGER, que se nutre de fondos públicos al 100. Por contra, la Ramos Andrade es una fundación privada y que funciona de manera autónoma, aunque con apoyo municipal con una subvención que es una quinta parte de su presupuesto y la cesión del edificio del museo Casa Lis.

 

 

LA INCLUSIÓN DE LA CASA LIS

 

Esta decisión ha resultado polémica porque el equipo de Gobierno ha incluído a la Ramos Andrade, la que gestiona el museo Casa Lis. Esta fundación se nutre, según sus propios datos, con casi un 80% de fondos propios y se gestiona de manera totalmente autónoma. Sin embargo, el Ayuntamiento ha aludido al hecho de que le entrega una subvención y de que tiene dos representantes en su patronato para justificar que es una entidad dependiente; Junta, Universidad y la propia fundación tienen también patronos. Y someterla al control de sueldo directivo y de número de integrantes del órgano de dirección. La primera medida puede afectar directamente a su director, Pedro Pérez Castro, que ya tuvo en el pasado un agrio enfrentamiento con el anterior alcalde por la gestión del museo.

 

Durante el pleno, el PSOE ha mostrado su disconformidad con la decisión y pidió al alcalde que se volviera a estudiar el informe, ya que consideraban innecesario fiscalizar una fundación privada y que funciona de manera muy autónoma, mientras se dejan fuera otras que sí dependen del Ayuntamiento. El grupo popular se negó.

 

Además, hay alguna ausencia reseñable. Es el caso de la Fundación Gómez Planche, que gestiona el Museo de Historia de la Automoción; se nutre fundamentalmente de aportaciones públicas, además de ingresos por taquilla y otras actividades, aunque es la subvención del Ayuntamiento de Salamanca la que asegura su permanencia. A pesar de ello, el consistorio considera que, al tener un mayor número de patronos independientes, pesa más eso que el hecho de depender de dinero público. O la Fundación Luisa y Nieves Fidalgo, en la que el Ayuntamiento tiene participación y con la que ha colaborado para la construcción de una residencia de ancianos.

Noticias relacionadas