El Ayuntamiento deniega permisos para tocar música en los enclaves más turísticos

Un músico actúa en el centro de Salamanca.

Ganemos denuncia que el consistorio se salta la normativa y ha desestimado peticiones para el Corrillo o la calle Compañía y ofrece a los músicos lugares más desfavorables. El equipo de Gobierno se niega a dar explicaciones.

El Ayuntamiento de Salamanca ha decidido empezar a denegar algunos permisos para tocar en sitios concretos, fundamentalmente, enclaves turísticos en el centro, de tal manera que se salta la normativa recientemente aprobada para regular la concesión de permisos para los músicos y artistas callejeros. Así lo ha denunciado Ganemos Salamanca, precisamente el grupo municipal que tomó la iniciativa para que esto se regulara, y lo ha hecho poniendo sobre la mesa varios casos documentados y una queja muy concreta: el equipo de Gobierno se niega a dar explicaciones sobre los motivos concretos de la negativa.

 

La portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, ha vuelto a denunciar lo que ya advirtieron hace unos días: que el Ayuntamiento estaba denegando permisos para determinados enclaves del centro de la ciudad. Lo hizo muy pocos días después de que entrar en vigor la nueva normativa que pretendía precisamente lo contrario, que estuviera organizado y regulado y que se concedieran permisos; para ello, se pedían algunos requisitos concretos, básicamente, el lugar, el tipo de actuación y el nivel de decibelios que se iban a emitir si se usaba amplificación.

 

Según ha denunciado Carrera, lo que se está haciendo es denegar de manera parcial, de manera que se da permiso pero no para el lugar solicitado; en su lugar, se sugiere a los músicos otros emplazamientos. Esto ocurre fundamentalmente con sitios céntricos como la plaza del Corrillo o la calle Compañía, especialmente cerca de la Casa de las Conchas. Estos son lugares turísticos de mucho paso de personas donde los artistas callejeros pueden beneficiarse de mayores donativos, ya que está permitido por la normativa recogerlos.

 

Según ha explicado Carrera, el problema es que el equipo de Gobierno se ha negado a explicar los motivos por los que se deniegan los permisos y se les envía a otros lugares; de hecho, asegura que han solicitado los expedientes donde se justifica la medida y no se les han entregado. Además, indican que no se producen motivos para ello: han comprobado que nunca hay quejas sobre la presencia de músicos callejeros ni actuaciones de la Policía Local al respecto y que, a pesar de ello, se les deniegan los permisos.