El Ayuntamiento delimita las casas sujetas a la rehabilitación del ARCH

Ordenanza definitiva. Indica que los inmuebles que podrán acometer las obras deberán cumplir con condiciones como la de ser la vivienda habitual de los vecinos durante al menos cinco años
lorena lago
El Ayuntamiento de Mogarraz ha dado el visto bueno definitivo a la ordenanza que regula la rehabilitación de viviendas del ARCH (Área de Rehabilitación del Casco Histórico). Gracias a ello, los vecinos de este municipio sabrán si se pueden acoger o no a unas reformas que prometen cambiar el aspecto de este pueblo serrano además de conseguir con ello también atraer un mayor número de habitantes.

De esta forma, y como indica la propia ordenanza, podrán acogerse a las subvenciones todos aquellos edificios que se encuentren dentro del Área de Rehabilitación según indica el plano de delimitación de la normativa; inmuebles que tengan las condiciones de seguridad estructural, constructivas y funcionales para que se realicen las obras ya que si estas condiciones no se cumplen será necesario que se realicen obras de forma simultánea e incluidas en la subvención para que se alcancen esas mínimas condiciones; edificios con al menos un 50 por ciento de superficie útil.

En el caso de los solares y las casas en ruinas, el Ayuntamiento concluye, además, que, terminadas las obras, el edificio disponga de una superficie útil mínima destinada a uso residencial sin contabilizar la superficie que se empleará como garaje o trastero. En el caso de los solares, toda obra que se pueda realizar es una obra de nueva planta por lo tanto no podrá ser incluida dentro de las ayudas del ARCH.

Asimismo, desde el Ayuntamiento también se indica que todos aquellos vecinos que perciban estas subvenciones deben tener en cuenta que tendrán que vivir al menos cinco años en ella de forma habitual desde que hayan terminado las obras o, en su defecto, si la piensan alquilar, cuidar de que los nuevos inquilinos tengan esta casa como residencia habitual durante al menos cinco años, un compromiso que se materializará a través de un certificado de empadronamiento o una copia del contrato de alquiler en cada caso respectivamente.

En otro orden de cosas, si sobre el proyecto inicial los promotores realizaran alguna modificación como un cambio de titularidad, de razón social o un traspaso, tendrán que comunicárselo al Consistorio. En este sentido, igualmente, tendrán la obligación de pagar la parte no subvencionada correspondiente en los 40 días posteriores a la conclusión de la obra y deberán colocar en las obras unas vallas en las que se incluyan los contenidos señalados por la oficina del ARCH.

Las actuaciones que comprende la rehabilitación de los inmuebles se refieren a la adecuación de fachadas, de cubiertas y las adecuaciones que tengan que ver con la habitabilidad de las viviendas.

Cabe asimismo recordar que, aunque serán casi un centenar las viviendas sujetas a realizar estas reformas, las obras se realizarán a lo largo de cuatro años, por lo que en esta primera fase, que comenzará en el próximo 2011, tan sólo 14 ó 15 viviendas serán las que, efectivamente, vean comenzadas estas obras.