El Ayuntamiento deja 'tirados' a los comerciantes del Mercado Central con una factura de 700.000 euros

Obras de rehabilitación del edificio del Mercado Central.

El Ayuntamiento de Salamanca se niega a asumir parte de la rehabilitación del Mercado Central, que se dispara de 450.000 a 700.000 euros por los daños estructurales en un edificio que es municipal. Se ciñe a la ayuda comprometida para el traslado a un local provisional.

Justo ahora hace cuatro años que el alcalde se comprometió a impulsar medidas para convertir el Mercado Central en un referente del comercio en el centro histórico. Sin embargo, no ha aprovechado ninguna de las ocasiones de que ha dispuesto para demostrar que su compromiso era algo más que una línea más en un programa electoral. La última la ha tenido en las últimas fechas, cuando el Ayuntamiento ha recibido una solicitud de ayuda por parte de los comerciantes del mercado, petición que se ha resuelto con una negativa. Un rechazo que va a dejar a la asociación que agrupa a los empresarios del mercado en una situación complicada.

 

El Mercado Central está en la fase final de unas obras obligatorias para mantener abierto el recinto y en las que se ha acometido también una rehabilitación estructural. Se trataba de acondicionar el recinto a las exigencias de sanidad (nuevos baños, cierre de la cúpula) y de frenar el deterioro de las estructuras metálicas que soportan el centenario edificio y que se habían comprobado en una serie de estudios. Las obras empezaron el pasado mes de enero y durante su ejecución se ha comprobado que el deterioro estructural es mayor del previsto y esto ha engrosado la factura: la rehabilitación ha pasado de 450.000 euros de presupuesto a los 700.000 euros.

 

 

UNA FACTURA DE 100 AÑOS

 

Ha sido en esta situación cuando la asociación de empresarios se ha dirigido al Ayuntamiento de Salamanca para buscar apoyo, y han recibido la negativa. Así lo ponen de manifiesto comerciantes consultados y también responsables del grupo socialista en el consistorio, que han denunciado la situación. Los empresarios consideraban que la situación que ha surgido merecía la ayuda del equipo de Gobierno, más cuando el edificio es de propiedad municipal; está cedido desde 2003 por un euro al año por un plazo de 25 años, pero a cambio la asociación se hace cargo de todos los gastos de gestión y también asumía esta obra.

 

Sin embargo, los empresarios consideran que el deterioro encontrado no es producto de los años que llevan haciéndose cargo del edificio y que por este motivo el Ayuntamiento de Salamanca podría estar dispuesto a colaborar para sufragar la factura de la rehabilitación toda vez que se ha incrementado de manera sustancial por culpa del deterioro que los empresarios entienden no se les puede achacar solo a ellos, sino a sus cien años de vida, y dado que es de propiedad municipal.

 

 

'NO' DEL AYUNTAMIENTO

 

Por contra, los empresarios han encontrado la negativa del equipo de Gobierno, que ha decidido ceñirse a su postura inicial: exigir el estricto cumplimiento del contrato. Este requiere que se mantenga el edificio en perfectas condiciones y con esta cláusula presionó meses atrás a los comerciantes, a los que conminó a llevar a cabo las obras con la alternativa de ejecutar el contrato y recuperar la gestión. Ya entonces los comerciantes le pidieron al alcalde que no se lavara las manos en esta cuestión ya que había anunciado medidas para revitalizar el Mercado Central.

 

A pesar de ello, cuando se iniciaron las obras se comprometió solo a ayudar a los comerciantes con el pago del alquiler del local al que una veintena de ellos se ha trasladado provisionalmente, compromiso al que ahora se remite sin mover ni una coma, lo que deja a los empresarios con una importante 'papeleta' para asumir una obra que ha dejado a la luz un deterioro de muchos años.