"El Ayuntamiento debe cuestionarse si da licencia a locales de alterne"

Los concejales de Ganemos Salamanca, Virginia Carrera y Gabriel Risco. Foto: F. Oliva

Ganemos Salamanca pide que no se facilite el trámite de conseguir licencias a empresarios o locales con un historial vinculado al negocio de la prostitución. Piden al Ayuntamiento "que no cierre los ojos" a una realidad que conoce.

El grupo municipal Ganemos Salamanca va a pedir en el pleno de este viernes que el Ayuntamiento asuma un cambio de actitud en un tema espinoso como el del tráfico de personas, una realidad que está detrás de muchos de los negocios de explotación sexual vinculados a locales de alterne y prostitución. Aunque la iniciativa consta de una moción para sumarse a la red de ciudades libre de mujeres y niños víctimas de la trata sexual, lo que se persigue es no sólo una toma de posición por parte del Ayuntamiento, sino que se asuma qué medidas municipales se pueden poner en marcha para oponerse de manera efectiva a estas situaciones.

 

En este sentido, la concejal de Ganemos, Virginia Carrera, ha puesto sobre la mesa que el Ayuntamiento no facilite el trámite de conseguir licencias a aquellos empresarios que tengan un historial vinculado a locales de alterne y prostitución. Carrera ha pedido al consistorio que asuma que "en Salamanca se convive con la trata" como paso previo al negocio alegal de la prostitución "y el Ayuntamiento no puede cerrar los ojos". "El Ayuntamiento debe posicionarse y cumplir con las políticas existentes", ha pedido.

 

Carrera ha hecho alusión para explicar esa convivencia con la prostitución a situaciones como los anuncios de contactos que los periódicos en papel que se distribuyen en Salamanca tienen en sus páginas.

 

Carrera ha puesto el ejemplo de las licencias que puedan pedir locales o empresarios que hayan estado vinculados a la prostitución y que quieran reabrir locales que se precintan, una realidad que conoce la Policía Local y que se produce en sitios tan próximos como el Polígono de Los Villares. "Si mañana ese empresario quiere abrir un negocio, el Ayuntamiento debe cuestionarse si debe dar una licencia a un negocio que ya ha sido anteriormente precintado", ha dicho.