El Ayuntamiento de Salamanca bloquea el proceso para que la retirada del medallón de Franco llegue a la Junta

El medallón de Franco, protegido con plástico (Foto: Sara Bayón).

Este 16 de julio se ha celebrado el juicio para la retirada del medallón del dictador de la Plaza Mayor de Salamanca con la delcaración de peritos y testigos. Tan solo falta por celebrarse una parte del juicio con un perito de Granada.

El juicio para la posible retirada del medallón de Franco de la Plaza Mayor de Salamanca se ha celebrado este 16 de julio, de acuerdo con la demanda presentada en octubre de 2014 por Izquierda Unida y que ha supuesto la retirada progresiva de símbolos franquistas en muchos municipios de la provincia, y también la resistencia de algunos alcaldes, caso de Alfonso Fernández Mañueco. Y podría no ser su primer encontronazo con la justicia porque el alcalde ha recibido también una demanda por desobediencia civil por mantener este símbolo franquista.

 

No en vano, y tras la celebración del mismo a falta de la declaración de de un perito de Granada, lo que sí ha quedado claro en el mismo es que es el Ayuntamiento de Salamanca el que bloquea todos los recursos y peticiones de los diferentes grupos políticos o asociaciones que demandan la retirada del medallón del Dictador.

 

De hecho, y según indica el abogado Gorka Esparza, "así lo ha reconocido hasta el perito del Ayuntamiento, quien ha indicado que ninguno de los recursos ni solicitudes ha llegado a la Junta de Castilla y León, que es la que tiene potestad para decidir sobre este tema ya que la Plaza Mayor es un Bien de Interés Cultural".

 

No en vano, Esparza si indicó que el perito del Ayuntamiento reconoció que no veía "motivos para la retirada del Medallón de Franco por ser un Bien de Interés Cultural la Plaza Mayor de Salamanca".

 

Por su parte, la perito de IU sí ha defendido una clara postura para la retirada de este medallón, alegando que "lo que es un Bien de Interés Cultural es la Plaza Mayor y no el medallón del dictador" que, según Esparza, es un argumento de peso para que este hecho se produzca "porque no puede haber un homenaje a Franco en esta Plaza".

 

Por tanto, todos los recursos y solicitudes han sido paralizados por el Ayuntamiento y nunca han llegado a la Junta de Castilla y León para que ésta pueda tomar o no una decisión al respecto al ser la Plaza Mayor Bien de Interés Cultural.

 

A falta de la declaración del perito de Granada, la decisión final puede demorarse aún varios meses o incluso un año. En el juicio también declaró como testigo el secretario provincial del PSOE, Fernando Pablos.

Noticias relacionadas