El Ayuntamiento de Nueva York cancela el maratĂłn del domingo

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, ha cedido a las crĂ­ticas

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, ha cedido a las crĂ­ticas llegadas de diversos sectores, tanto polĂ­ticos como ciudadanos, y ha anunciado la cancelaciĂłn del maratĂłn que la ciudad tenĂ­a previsto celebrar el prĂłximo domingo pese a los efectos del ciclĂłn 'Sandy'.

"El maratĂłn siempre ha unido a nuestra ciudad y nos ha inspirado con historias de coraje y determinaciĂłn", por lo que "no queremos ninguna sombra sobre la carrera o sus participantes". "Hemos decidido cancelarla", ha explicado Bloomberg en un comunicado recogido por la cadena NBC.

El Ayuntamiento ha aclarado en su cuenta de Twitter que los miles de participantes inscritos recibirĂĄn "informaciĂłn adicional" durante estos dĂ­as.

Algunos polĂ­ticos, medios de comunicaciĂłn y los propios neoyorquinos, especialmente los de la zona de Staten Island -salida del maratĂłn y una de las ĂĄreas mĂĄs afectadas por el temporal-, habĂ­an criticado la decisiĂłn del Ayuntamiento de mantener la carrera, al entender que la ciudad tiene otras prioridades. Alrededor de 1,2 millones de viviendas y negocios seguĂ­an el viernes por la tarde sin suministro elĂŠctrico.

Bloomberg habĂ­a defendido horas antes de la cancelaciĂłn definitiva la conveniencia de seguir adelante con el evento deportivo, considerando que la mejora en el transporte y la previsible vuelta de la luz a la mayorĂ­a de Manhattan antes de este viernes por la noche permitirĂ­a que un gran nĂşmero de policĂ­as y otros funcionarios quedasen libres para implicarse en el maratĂłn del domingo.

"Si pensase que estamos quitando recursos" de los trabajos de emergencia, "no lo harĂ­a", aĂąadiĂł el alcalde, quien desmarcĂł los esfuerzos de reconstrucciĂłn tras la tormenta de uno de los eventos mĂĄs caracterĂ­sticos de Nueva York.

Bloomberg, polĂ­tico independiente, recalcĂł que el maratĂłn darĂ­a a la gente "algo que celebrar en una semana que ha sido bastante sombrĂ­a", al tiempo que supondrĂ­a una inyecciĂłn econĂłmica para Nueva York.