El Ayuntamiento congelará el IBI durante los dos próximos años si renueva la confianza de los salmantinos

El alcalde anuncia esta medida durante su visita al CMI de Vistahermosa.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado que el próximo año y en 2016, en el caso de renovar la confianza de los salmantinos, no se producirá "incremento alguno" en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), ya que se congelará este tributo durante los dos próximos ejercicios presupuestarios.

 

El regidor ha explicado que esta medida pretende "aliviar" el pago de tributos a los ciudadanos sin incrementar el coste del impuesto más generalizado de todos los que pagan los contribuyentes.

   

Según sus datos, se trata de una medida que beneficiará a más de 81.000 contribuyentes que son propietarios de algún inmueble en la ciudad de Salamanca.

 

Esta medida se suma a la congelación de las tarifas del transporte urbano, también para los dos próximos años, que anunció Fernández Mañueco la semana pasada. El alcalde ha trasladado esta noticia antes de la entrega de las llaves a sus propietarios de parte de las viviendas protegidas de una promoción que ha construido el Ayuntamiento de Salamanca, a través del Patronato de Vivienda y Urbanismo.

   

En concreto, el regidor ha entregado en el Centro Municipal Integrado de Vistahermosa la primera fase de las 72 viviendas construidas en este barrio. Así, ha dado las llaves a 24 de sus adjudicatarios y a lo largo de las próximas semanas se entregará otra parte de estos pisos.

  

Las viviendas que no se han adjudicado, el Ayuntamiento de Salamanca las ofrece a través del registro de demandantes de vivienda del Patronato Municipal de Vivienda y Urbanismo. Se trata de viviendas de dos y tres dormitorios con trasteros y garajes.

 

PROMOCIÓN DE VIVIENDAS

  

La promoción, que ha supuesto una inversión municipal de 5,4 millones de euros, se ha impulsado en un solar del barrio de Vistahermosa, situado entre las calles Mariano de Santiago Cividades y Ramón de Mesonero Romanos. El bloque dispone de un jardín interior privado que se completa con otro espacio verde compartido con un bloque de viviendas colindante.

 

Las viviendas tienen una cuidada distribución y están equipadas con cocinas amuebladas, armarios empotrados y puerta de entrada de seguridad. Disponen de sistemas de ahorro energético que permitirán a sus usuarios mantener un "elevado confort" interior con un gasto reducido. Además, en la cubierta del edificio se sitúan paneles termosolares para disminuir el consumo de calefacción al aprovechar la radiación solar.