El Ayuntamiento asume que una limpieza es el principio de la solución a la pesquera de Tejares

La pesquera de Tejares con las catedrales al fondo. Foto: F. Oliva

El equipo de Gobierno recoge las opiniones técnicas, de los vecinos y de la oposición y asume que es necesario someter a una limpieza la ribera del Tormes en este punto.

La acumulación de opiniones en torno a las medidas necesarias en la polémica de la pesquera de Tejares ha llevado al Ayuntamiento de Salamanca a asumir que es necesaria una limpieza de las riberas del Tormes en este punto y que sólo a partir de ahí se podrán analizar otras alternativas para resolver el problema generado con el derrumbe de este dique fluvial. Así se desprende de los resultados de la última comisión de medio ambiente celebrada esta semana y en la que el equipo de Gobierno manifestó ante los grupos de la oposición ser proclive a la limpieza del lugar, algo que deberá solicitar a la Confederación Hidrográfica del Duero.

 

En las últimas semanas el equipo de Gobierno ha escuchado diferentes opiniones al respecto. Hace dos semanas la concejala del área, María José Fresnadillo, ya se reunió con los vecinos, a través de las asociaciones del barrio, para darles a conocer el planteamiento municipal. Se les explicó que no hay nada decidido, pero también se puso de relieve la existencia de una segunda pesquera que se data en el siglo XVI, y que sería más antigua. 

 

Se les expusieron alternativas son dos: derribar la conocida y dejar la 'nueva' o arreglar la de Tejares como se le pide y que la que ha aflorado siga bajo las aguas del Tormes. Una idea que refuerza la postura consolidada desde hace meses por el Ayuntamiento, que hace semanas sacó a relucir un informe de la CHD favorable al derribo definitivo y que ha dejado pasar muchos meses desde que se produjo el derrumbe, en septiembre de 2015.

 

Sin embargo, los vecinos no quieren ni oír hablar de un derribo definitivo, al menos, no si antes no se lleva a cabo una de sus demandas fundamentales: una limpieza de la ribera. Eliminar la cantidad de maleza acumulada en al ribera y que afecta a la pesquera es una de sus exigencias porque achacan al mal mantenimiento lo ocurrido. Y si no hay limpieza, no están dispuestos a que se estudie un derribo. Tampoco asociaciones defensoras de la pesquera y los ecologistas, que también están en la causa.

 

A esas voces se ha unido el arqueólogo municipal, Carlos Macarro. Según los grupos de la oposición, este funcionario acudió a la última comisión de medio ambiente para explicar el informe que ha emitido y que pone de manifiesto la aparición de los restos de lo que podría ser una pesquera mucho más antigua que está 185 metros aguas arriba de la conocida. La oposición había solicitado su presencia después de que el equipo de Gobierno diera a conocer este informe a la corporación. En su intervención, además de explicar el hallazgo, el arqueóloto habría puesto de manifiesto la necesidad de llevar a cabo una limpieza en la zona para calibrar mejor la importancia del descubrimiento.

 

Con estas opiniones, el equipo de Gobierno ha asumido, según los grupos de la oposición, que es necesario llevar a cabo esa limpieza de riberas. Para ello debe contar con la CHD, lo que puede ser un problema porque esta entidad es la que tiene la competencia de la gestión fluvial y la decisión podría demorarse en trámites. También hay que tener en cuenta que ha remitido al Ayuntamiento un informe, sin sello ni firma, en el que recomienda derribar la pesquera de Tejares definitivamente en lugar de repararla.

Noticias relacionadas