El Ayuntamiento aprueba el crédito de 17 millones para el pago a proveedores

Se da el sí a una operación que tiene un plazo de amortización de 10 años y otros 2 de carencia, y unos intereses que rondan los 3 millones
El Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado este lunes la concertación de un préstamo de 17.198.591 euros para el pago a proveedores, de acuerdo al Real Decreto firmado por el Gobierno de España para que las corporaciones locales hagan frente a las facturas adeudadas.

En el pleno extraordinario, con el voto a favor del Grupo Popular y en contra del Socialista, se ha dado el sí a una operación que tiene un plazo para amortización de diez años y otros dos de carencia.

En cuanto al tipo de interés, será variable, el equivalente al coste de financiación del Tesoro Público más un margen de 115 puntos básicos al que se añadirá un margen de intermediación de 30 puntos básicos.

Según ha apuntado el viceportavoz del Grupo Socialista en el Consistorio, Toribio Plaza, el Ayuntamiento tendrá que devolver los 17,1 millones solicitados más unos intereses que estarán en torno a los tres millones de euros.

Además, se formalizará con aquella entidad que comunique el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas por medio del Instituto de Crédito Oficial, como se hace constar en el punto aprobado en el pleno municipal.

OPERACIÓN “BENEFICIOSA”

Durante la sesión plenaria, el portavoz del Grupo Popular, Fernando Rodríguez, ha destacado que se ha firmado una operación “beneficiosa” para la administración local, puesto que ayudará a “sanear” la economía municipal, que se ha visto perjudicada por la crisis con una caída de ingresos en los últimos tres años del 15 por ciento, lo que supone unos 22 millones de euros menos en las arcas municipales.

Rodríguez ha subrayado también que la aprobación de la medida supondrá una “inyección de liquidez” también para las empresas, que verán como el Consistorio les abona las cantidades endeudadas en los plazos marcados por el Ministerio.

Hasta el momento, la institución municipal estaba abonando el pago a pequeñas y medianas empresas en “unos 45 días” y a las grandes entidades en “plazos razonables”, según el portavoz del Grupo Popular y del equipo de Gobierno, y ahora se harán con mayor prontitud.

POSTURA DEL GRUPO SOCIALISTA

El Grupo Socialista ha votado en contra, según ha apuntado su portavoz, porque es una operación que “no está bien planteada”, ya que supondrá un coste financiero “variable” que puede situarse al final en otros tres millones de euros a mayores de los intereses que ya está pagando el Consistorio por sus créditos abiertos.

Además, ha remarcado que es “insolidaria” porque con los dos años de carencia “no se va a amortizar ni un solo euro hasta junio de 2015”, dejando el pago pendiente para la posterior corporación.

No obstante, Toribio Plaza ha manifestado que no se entienda su postura como una oposición a buscar medidas para el pago pendiente a los proveedores. “Queremos que los proveedores cobren y pensamos que algunos deberían haber cobrado ya hace tiempo”, ha aseverado.